Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

ASPEL tomará la presidencia de la federación europea (EFCI) durante los próximos 3 años

06/03/2019 - Juan Díez de los Ríos, presidente de ASPEL
Arranca el año 2019 en la Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (ASPEL), un año marcado por la celebración de sus elecciones y porque en el mes de junio recogerá el relevo en el Consejo de Dirección con la presidencia de la federación europea del sector de la limpieza e higiene profesional, EFCI (en sus siglas en inglés).

Dicha federación ha cambiado recientemente de director, nueva imagen, así como su denominación, ampliando su campo de actuación hasta el Facility Services. Siendo ahora la European Cleaning and Facility Services Industry Federation.

Desde esta plataforma, ASPEL persigue abarcar más instituciones de la UE que afectan a nuestro sector (Direcciones Generales de Grow, Employement, Environment), no solo como miembros de origen en la comisión de diálogo social junto a todas las partes representativas en los temas en que estemos involucrados, haciendo lobby, si no, como así ya ha ocurrido, en asuntos legislativos tan importantes como la Directiva sobre Contratación Pública -allá por el año 2013-, conjuntamente con la EBSA (European Business Services Alliance), especialmente en relevantes aspectos de la Contratación o actualmente la Nueva Guía. O las GPP (Green Public Procurement)  o la Ecoetiqueta para el servicio de limpieza de interiores, desde el 2015.

Otro ejemplo será la participación de ASPEL, desde la EFCI en el CMS World Summit 2019, que se celebrará del 25 al 26 de septiembre en el marco de la feria CMS Berlín. Sin duda el objetivo de ASPEL en la EFCI es mantener un organismo con asistencia internacional.

Como decíamos al comienzo, este año 2019 en ASPEL  lo hemos empezado con asuntos que repercuten a sus miembros y por ello al sector, como la subida del salario mínimo interprofesional, que si este año afecta poco, esto cambiará en el año 2020 si se cumplen las promesas lanzadas desde los grupos políticos; u otros asuntos como las nuevas sentencias europeas sobre subrogación y responsabilidad solidaria de las empresas.

Otro aspecto en el que estaremos muy vigilantes todos los miembros de ASPEL es la Proposición de Ley sobre la modificación del artículo 42.1 del Estatuto de los Trabajadores para garantizar la igualdad en las condiciones laborales de los trabajadores subcontratados. Lo que puede originar un retroceso en la externalización de servicios y un aumento del desempleo fuerte. Un informe de Randstad lo evalúa en que la introducción de la medida supone poner en riesgo entre el 27% y el 35% de los empleos adscritos al sector servicios, en donde incluye los sectores de CNAE epígrafes del 80-82. Teniendo en cuenta la dimensión del sector, esta horquilla supone la pérdida potencial de entre 305.000 y 395.000 empleos. El coste estimado para las arcas públicas en términos de prestaciones por desempleo varía entre 4.130 y 5.250 millones de euros.

Respecto a la Ley de Contratación Pública, y siendo ASPEL miembro de la Junta Consultiva, tenemos como objetivo influir en las mejoras que aparecen en algunos aspectos en cuanto a la nueva ley de contratos, como, por ejemplo, en lo que se refiere a la ‘Dictadura del precio’, ya que hoy se tiene que tener en cuenta obligatoriamente los costes salariales y desglosarlos desde los Convenios Colectivos, así como la transparencia –como nota positiva-. Por tanto, vamos a seguir trabajando en conseguir contratos más largos en el tiempo en el sector público y privado, coincidiendo con las vigencias de los Convenios Colectivos de limpieza.

Por otro lado, respecto a la Decisión (UE) 2018/680 de la Comisión de 2 de mayo de 2018 por la que se establecen los criterios de la etiqueta ecológica de la UE aplicables a los servicios de limpieza de interiores, estamos trabajando junto al grupo de trabajo correspondiente de la UE en intentar reformar la guía de presentación y obtención del certificado que acredite la Ecoetiqueta. En este sentido, desde ASPEL hemos resaltado siempre que el mayor problema radica en que no queda claro qué es lo que opta a esta etiqueta: el servicio de limpieza, el contrato de limpieza o la empresa. Asimismo, esta certificación influye en la parte de la solvencia de los pliegos de condiciones de una licitación pública, no en la puntuación. Por ello, este sector siempre ha rechazado esta nueva ecoetiqueta debido a ser un nuevo coste a soportar para las empresas.

Pinche aquí para acceder al contenido completo

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa