Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ARTÍCULO TÉCNICO

Nueva Ley de Contratos del Sector Público, una visión desde el sector

16/01/2018 - Jesús Martínez Nogal, presidente de AFELIN
Tras casi dos años de retraso sobre ese 18 de abril de 2016 que vencía el plazo de transposición de las Directivas 2014/23 y 2014/24 sobre contratación pública en los países de la UE, el BOE publicó el pasado 9 de noviembre la nueva Ley de Contratos del Sector Público.

Una ley que se ha desarrollado con un amplio consenso político y que pretende mejorar, a grandes rasgos, la transparencia en la contratación pública y obtener una mejor relación calidad-precio. Afortunadamente, esta ley, incorpora las mejoras, entre otras, establecidas en las Directivas Europeas enfocadas a mejorar el acceso de la pyme a la contratación pública. Las pymes, sin duda alguna, han sido las más perjudicadas en la aplicación de la anterior legislación sobre contratación pública. Esta nueva legislación, mejora la transparencia y la eficiencia, reduce y simplifica trámites para facilitar la participación de la pyme en el acceso a la contratación pública

En este artículo haré referencia solo a algunos aspectos que me parecen relevantes y de vital importancia para el sector, como son la división en lotes, la lucha contra la morosidad, y el precio.

División en lotes

Una de las medidas específicas de apoyo a las pymes es la introducción de una nueva regulación de la división en lotes de los contratos, debiendo justificar en el expediente la no división del contrato en lotes (hasta ahora la regla general era la contraria). Esto facilitará la entrada de un mayor número de operadores económicos a la contratación pública, especialmente empresas de menor tamaño y capacidad financiera, es decir, las pymes. Con este modelo, se simplifican los procesos administrativos para la Administración, ya que se puede convocar un solo concurso para diferentes procesos o tareas en vez de un concurso por tarea o lote. En el sector de la limpieza, hasta ahora la Administración lo que hacía para reducir el número de concursos era concentrar en los mismos  muchos edificios y servicios en diferentes territorios, elevando desproporcionadamente el volumen total del concurso sin posibilidad de lotes, lo que en la práctica expulsaba de dichas licitaciones e empresas que no tuvieran un tamaño muy grande para el volumen de licitación y una implantación territorial extensa. La división en lotes afecta también a la solvencia económica y financiera, ya que el criterio de acreditación de solvencia estará en función de cada uno de los lotes a los que se presente la empresa, y no al volumen total del concurso. Por ejemplo, en cuanto al volumen anual de negocio que se exigirá no excederá de una vez y media el valor estimado del contrato, excepto casos debidamente justificados.

El órgano de contratación también tendrá la potestad de limitar el número de lotes para los que un mismo licitador puede presentarse, así como limitar el número de lotes que pueden adjudicarse a cada licitador. Todo esto tendrá que venir expresamente desarrollado y explicado en las cláusulas administrativas.

Con la nueva legislación, además de favorecer a las pymes, abre la puerta a una mayor especialización e innovación de las empresas independientemente de su tamaño.

Puede leer el artículo completo a través de nuestra web.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa