Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
REPORTAJE

La limpieza urbana es percepción

09/07/2013 - Redacción
La última sesión del congreso correspondía a la mesa redonda desarrollada por miembros de ANEPMA (Asociación Nacional de Empresas Públicas del Medio Ambiente): Rafael Arjona, presidente de ANEPMA y director gerente de limasa; Pilaz Vázquez, vicepresidenta de ANEPMA y directora gerente de Emulsa; Jesús Díz Pérez, coordinador de la Comisión de Limpieza Viaria de ANEPMA y director de Servicios Operativos de Sadeco; y Eduard Nebot Herrando, Cap de la Divisió de Neteja de coressa.
De izquierda a derecha: Pilar Vázquez, vicepresidenta de ANEPMA y directora gerente de Emulsa; Jesús Díz Pérez, coordinador de la Comisión de Limpieza Viaria de ANEPMA y director de Servicios Operativos de Sadeco; Eduard Nebot Herrando, Cap de la Divisió de Neteja de coressa; y Rafael Arjona, presidente de ANEPMA y director gerente de limasa

El objetivo que perseguía esta sesión compartida era explicar el futuro de la limpieza viaria bajo la óptica de las empresas públicas. 

El servicio de limpieza urbana, que todo municipio está obligado a tener, puede estar gestionado bajo un modelo de capital público; de capital privado; mixto: municipal y privado; o con personal laboral propio. En el caso de la gestión mixta siempre a la parte municipal le corresponderá el 51% y a la privada el 49%. La ventaja de esta gestión es que se pueden perseguir los objetivos meramente empresariales: competitividad y eficacia; el problema son la confrontación de intereses, pues la labor principal del servicio debe estar a disposición del municipio. En el privado la inversión y los recursos humanos dependen enteramente de la propia empresa, y todos los beneficios van a parar al accionista. 

A excepción del personal propio (funcionarios), el personal de la contrata tiene derecho a la subrogación, lo que les otorga protección. En cualquier caso se ratifican los convenios con el consistorio, es decir en todos los modelos el convenio que funciona es el que se firma con el ayuntamiento.

Según Eduard Nebot, “no se debe notar qué tipo de empresa gestiona el servicio”, lo que prima es la calidad.En la gestión pública, aunque es empresarial, el beneficio repercute en las necesidades del propio municipio, además no está sometida a los periodos de tiempo de las contratas y crecen en función de la ciudad.

Las empresas de limpieza urbana se sienten colaboradores del ayuntamiento y de la ciudadanía, se ocupan de accidentes o catástrofes y corrigen comportamientos incívicos.

Jesús Díz Pérez, abordó la evolución del servicio en España. Aunque no ha habido importantes cambios sí se han ido introduciendo algunas innovaciones. “Trabajamos, para el barrido manual, con los mismos sistemas que antes”, aunque a veces se incorpora maquinaria o complementos nuevos “como por ejemplo los triciclos”. Además, ahora “las máquinas son más sofisticadas, y se ha mejorado la comunicación con la central para aportar datos y mejorar el control”.

Insistió en la importancia de no tener una “exigencia económica” lo que hace que su beneficio sea el servicio al ciudadano, a la mejora y al bien social. Por ello, la innovación incrementa la capacidad de respuesta de este servicio. “Nos fijamos en resultados partiendo de un presupuesto cerrado”, señaló Díz.

Para la mejora del servicio se llevan a cabo procesos de medición de calidad, con datos objetivos y a través de la percepción del propio ciudadano. 

104_ponencia_limpiezaviaria_congresoIII_2

El sector servicios urbanos contempla recogida de residuos, tratamiento y eliminación de residuos, limpieza viaria y jardinería. El segmento de higiene urbana genera 1.335 millones de euros de facturación. Pilar Vázquez aseguró que se ha incrementado la actividad respecto al tratamiento de residuos. La limpieza viaria representa casi el 40% de las líneas de negocio de las empresas miembros de ANEPMA, junto con la recogida.

Las circunstancias propias del sector son: la incertidumbre y las políticas de austeridad; trayectorias de caídas, mientras la gestión de residuos se mantiene; concentración (las 10 primeras empresas tiene el 75% del mercado); se observa una tendencia a la integración de servicios y aprovechamiento de economías de escala, alargamiento de los periodos de concesión para sostenibilidad de las inversiones e incorporación de tecnologías de la información, estos tres últimos atienden a principios de eficacia y eficiencia. 

El servicio público de limpieza viaria, según señaló la ponente, tiene una dimensión ambiental (consumos sostenibles, incremento del uso de biocarburantes, ahorro en agua y luz), social (colaboración ciudadana, campañas, búsqueda de satisfacción ciudadana) y económica (compras responsables, equilibrio en uso de recursos, alto valor añadido en términos de recursos humanos –el promedio en España es de 1 operario por habitante, se tiende a la profesionalización y a la incorporación de colectivos desfavorecidos, entre otras características-).

Descárgate el pdf para ver el contenido completo.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa