Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

Calidad en la higienización a través de la formación profesional

22/12/2017 - Redacción
El sector limpieza tiene que continuar especializándose y formándose en líneas de vital importancia donde la higienización y desinfección son imprescindibles.

Desinfección, higiene y salud, directamente relacionadas

A lo largo de estos años, se ha puesto de manifiesto la necesidad de formación especializada en cada tipo de sector y centro. No es suficiente disponer de información y formación genérica, cada uno de ellos tiene unas necesidades totalmente diferentes y la formación profesional y continuada es fundamental.

La limpieza no es sólo la eliminación de suciedad. La desinfección debe garantizarse en centros sanitarios, en la industria agroalimentaria y, también, en áreas de otros centros específicos que requieren un alto nivel de higienización.

Si no se es consciente de los procedimientos y metodologías, de qué tipo de desinfectantes se deben utilizar para eliminar la suciedad y la flora microbiana, qué materiales se tienen que utilizar para realizar el proceso con la mayor eficiencia, y qué medidas de protección son las adecuadas, no se puede garantizar un servicio de calidad.

La formación entre personal estructural de la empresa y personal de nueva incorporación debe realizarse con profesionalidad para evitar trasladar hábitos incorrectos o desvirtuar la formación inicial dada por la empresa.

Como profesionales se debe saber si el procedimiento, protocolo, programa... es el correcto y si se ajusta a la necesidad requerida.

El que un cliente indique que se debe utilizar un determinado desinfectante, no justifica que no se deban tener los conocimientos y herramientas necesarias para valorar si es el adecuado y proponer alternativas. Como especialistas en este sector se tienen responsabilidades que no se pueden trasladar ni eludir.

Se deben tener los conocimientos suficientes para hacer propuestas profesionales y con evidencia científica, y eso sólo se consigue a través de una formación específica de calidad que cubra las expectativas de todas las áreas de una empresa o centro.

El personal limpiador y especialista debe saber aplicar el proceso y detectar si hay algo que no corresponde.

El personal responsable de centro debe tener los mismos conocimientos y ser capaz de controlar que los procesos se están aplicando en todas las áreas y por todos los implicados en el mismo.

El personal de supervisión debe estar capacitado no sólo para comprobar las incidencias, sino para resolverlas y proponer otro tipo de medidas que las minimice o anule.

El departamento Comercial debe conocer perfectamente las necesidades de cada tipo de centro y hacer las recomendaciones oportunas.

El responsable de explotación y servicios debe controlar y garantizar que las DPT (Definición Puesto de Trabajo) y PNT (Plan Normalizado de Trabajo) son correctas, se asignan a cada tipo de servicio y están vivas para adaptarse correctamente a las necesidades de cada centro y línea.

Estos documentos responderán a cuatro preguntas fundamentales: DPT (qué y quién) y PNT (cómo y cuándo).

Las técnicas y metodologías estarán recogidas en la PNT que deberá seguir el equipo de producción, (personal limpiador, especialista, responsable de centro, supervisión, etc.).

Los responsables de área y directivos deben ser gestores además de tener conocimiento del sector. Su responsabilidad es garantizar al cliente que se van a realizar los procesos según los acuerdos, indistintamente del/la trabajador/a que sea asignado para realizar las distintas tareas descritas en la DPT.

¿Todas las líneas y centros pueden higienizarse de la misma forma? La repuesta es no.

¿En qué líneas se puede garantizar que se va a dar un servicio de calidad total? Se pueden describir las líneas de servicio principales:

  • Limpieza de primer nivel.
  • Industria agroalimentaria.
  • Centros sanitarios-hospitalarios. 

Aunque todas las líneas son vitales para la sociedad, la línea de industria agroalimentaria y sanitaria tiene requerimientos y exigencias normativas específicas

En todos los ámbitos y sectores la limpieza e higienización forma parte fundamental de la cadena de valor en sus procesos. Desde hace años se confirmó la necesidad de desarrollar formación específica en cada tipo de centro, para aumentar la garantía de servicio, pero desgraciadamente aún se sigue viendo la formación como un valor añadido y no como un requisito.

En el sector agroalimentario se reconoció que es imprescindible que todos los implicados en el proceso estén debidamente formados. El APPCC (Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico) nació con el objetivo de desarrollar sistemas que proporcionen garantías sobre la seguridad de los alimentos. Fue a partir de los años 80 donde instituciones a nivel mundial impulsaron su aplicación. Entre otros la Organización Mundial de la Salud.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa