Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ARTÍCULO TÉCNICO

Innovación y nuevas tecnologías a disposición de la formación

30/03/2017 - TESIS
Innovadores sistemas formativos que permiten aumentar la calidad y la comunicación.

Si iniciamos esta sección buscando la definición de formación encontramos en Wikipedia: “Todos aquellos estudios y aprendizajes encaminados a la inserción, reinserción y actualización laboral, cuyo objetivo principal es aumentar y adecuar el conocimiento y habilidades de los actuales y futuros trabajadores a lo largo de toda la vida. Actualmente, en la mayoría de países se le conoce como educación y formación profesional”.

La formación es una parte vital para un profesional, es imposible avanzar y actualizarse sin ella. Cobró especial relevancia hace pocos años, la formación no siempre estuvo al alcance de todos, era un síntoma de poder, de estatus..., de clase.

En nuestro país se crearon profesionales en base a bagaje, experiencia y algo de formación. Poco a poco este pensamiento ha ido cambiando, al entender en todas las escalas productivas, administrativas y de dirección que es esencial, y sin una buena formación no se pueden forjar profesionales competentes. 

La carencia de la formación repercute directamente en la producción y la calidad de cualquier servicio o producto, así se ha demostrado. Además, hemos aprendido que la utilización de los recursos, que desde la Unión Europea se facilitaron como ayuda a la creación de profesionales, fueron malgastados, utilizados de forma ilógica, sin sentido. 

La picaresca siempre ha sido una habilidad, ha estado presente a lo largo de nuestra vida, somos expertos en “dar la vuelta” a las cosas, en utilizar la cara de la moneda que más nos conviene. Pero  esa habilidad se ha vuelto en contra y el tiempo nos ha demostrado que utilizar recursos de formación en otras funciones que no corresponden ha sido la peor decisión, y nos está pasando factura. Hemos llegado a esta conclusión de la peor forma posible. 

El valor de la formación no tiene precio y las ayudas malgastadas “nos pasarán factura”, el coste que durante mucho tiempo vamos a pagar por ello. España ha formado durante años y con mucho esfuerzo a nuestra juventud, adultos hoy que están preparados para llegar a ser grandes profesionales, con carrera universitaria, estudios superiores de gran nivel y que ahora son inmigrantes porque en su tierra natal se malgastaron recursos imprescindibles para otros profesionales de nuestra cadena productiva, lo que ha impedido que se pueda generar trabajo de gran nivel.  

Con unos antecedentes de bajo nivel formativo, sobre todo en reciclaje profesional, hasta hace pocos años no hemos entendido la importancia de esta formación que permita dar paso a nuevas especialidades y actividades. 

Los mejores profesionales de nuestra línea productiva se han forjado con la base principal de la experiencia, el bagaje profesional nutrido del “boca a boca” de compañeros que habían realizado el mismo proceso o tarea, y aunque es importante ese “traspaso” no lo es menos disponer de formación adecuada, actualizada, impartida por formadores especializados con dotes y capacidades formativas además de los conocimientos necesarios en técnicas, metodología, innovación etc. 

Esperemos suponga una lección  aprendida, que no volvamos a utilizar recursos en nimiedades que no llegan más que para disfrutar de un momento, pero no para poder cambiar o mejorar las capacidades de nuestros profesionales. 

La formación nos ayuda a actualizar actividades y profesiones antiguas, pero también a crear otras nuevas que nos lleven a lo alto de la cima profesional. En nuestro país tenemos una capacidad indiscutible: improvisar, pero la hemos malgastado, se han  justificado  recursos que sabemos de antemano que no son justificables porque no corresponden.Se ha trabajado en procedimientos para que todas las escalas y niveles  puedan acceder a formación digna, que la formación no esté al alcance de unos pocos y a partir de un nivel determinado, sino que pueda llegar a cualquier persona, trabajador activo o no activo,  que desee mejorar sus capacidades profesionales y adquirir competencias que le permitan aumentar calidad y producción.  

Innovación

Se han conjugado diferentes formas para dar respuesta a todas las necesidades, las TIC, Tecnologías de la Información y la Comunicación están jugando un papel importante en la formación, pero también otros formatos que, actualizados, han formado parte de nuestra vida. Resulta más fácil retener una imagen que un texto, una historia nos hace entender situaciones y nos desvela cómo actuar, una voz cercana nos ayuda a tener confianza. 

¿Y si pudiéramos hacer un cóctel con todo esto? Tendríamos una nueva forma de llegar a todos, trabajadores activos y no activos, para aumentar sus conocimientos.El material didáctico para la formación no lo comprende únicamente un manual, incluyen herramientas de apoyo que ayudan a aumentar la información y con ello la formación.

¿Qué pasa si añadimos al manual un tebeo-cómic que sea capaz de trasladar con una historia, un determinado proceso, cómo evitar un riesgo o la importancia en la asignación y utilización de un EPI? ¿Si además tenemos a disposición tutores durante el recorrido de la formación? Y continuamos con clases prácticas presenciales. ¿Si incluimos sesiones virtuales que ayuden a despejar dudas, a tener más relación con los/as formadores/as sin tener que trasladarse? A ese punto hemos llegado, a cubrir posibilidades que hace unos años eran impensables.

La formación se tiene que poder ejecutar, si se realiza en online se debe disponer de los recursos necesarios. ¿Tenemos la garantía de que el personal de limpieza puede acceder a una formación de esta modalidad? Para garantizarlo, una tablet con tarifa de datos que asegure la conexión desde cualquier punto y horario.

Sé lo que están pensando, ¿y tienen cualificación para poder utilizar este tipo de tecnología? En la clase presencial se les informa rápidamente de cómo realizar la formación, se entrega la tablet, limpia de programas que puedan inducir a error y dispersión, y que les dirigen directamente a la plataforma y a su curso. 

Un departamento de Soporte para orientarles y despejar dudas les ayuda a incorporarse a nuevos sistemas formativos que les ofrecen otras opciones, que les abre la puerta a otros mundos formativos. No tienen que ser directivos, todos los trabajadores son imprescindibles, todos cuentan en nuestro nivel productivo.

La formación debe ser el motor y la herramienta para conseguir mayor calidad, producción, garantía, seguridad laboral... pero siempre con el horizonte de la oficialidad y el reconocimiento de la profesionalidad de los trabajadores.  Es un valor añadido para la empresa de limpieza, donde su capital humano es su mayor valor. Los trabajadores no solo deben saber hacer, saber estar, deben poder demostrarlo. 

La solución no es trabajar de espaldas a la realidad y crear certificaciones o carnes que no tengan el reconocimiento oficial. Hay que luchar por un cambio adecuado y que sí garantice la calidad formativa.  

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa