Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

La mecanización como alternativa y aumento de calidad

14/10/2019 - Tesis
Introducir la mecanización en tareas pesadas, con superficies amplias o dificultosas, aumenta las posibilidades de conseguir una mayor calidad con menor esfuerzo y, con ello, un mayor rendimiento.

Si el resultado de aplicar mecanización no cumple con estas expectativas es que no lo estamos aplicando o asignando correctamente. Algo se nos ha escapado, algún punto no lo hemos tenido en cuenta.

¿A que llamamos mecanización? A todo aquello que nos ayude a reducir el esfuerzo humano, herramientas, maquinaria y materiales que utilizamos en la realización de un proceso de limpieza.

En una superficie de 2.500 metros cuadrados que debamos limpiar en húmedo, ¿qué supone realizar esta tarea de manera mecanizada, con una máquina?

Inmediatamente conseguimos:

  • La reducción del esfuerzo físico y ergonómico que supone contra el fregado manual de esta superficie.
  • El tiempo que precisamos para realizar el proceso de forma manual es mucho mayor que con maquinaria.
  • El rendimiento se ve afectado directamente.
  • Y la calidad. ¿Podemos realizar la misma fuerza constante y aplicación de agua limpia en cada metro cuadrado? Está claro que no, por tanto hay un aumento considerable de la calidad de este proceso.

Sin embargo, ¿qué ocurre si en una dimensión de 10-15 metros cuadrados queremos mecanizar y utilizar la misma máquina? Es imposible maniobrar y en este caso la mecanización nos va a suponer una gran dificultad

Pero no solo debemos plantearnos como alternativa y garantía de mayor calidad la mecanización, debemos saber asignar, elegir la máquina o herramienta adecuada a:

  • Dimensiones.
  • Tipo de superficie.
  • Tipo de suciedad a eliminar.

La limpieza húmeda de un suelo de 2.500 metros cuadrados puede mecanizarse al realizarlo con otra máquina que no sea una fregadora, por ejemplo una rotativa. ¿Vamos a conseguir el mismo rendimiento? Está claro que no, ni la misma calidad. 

Realizar un fregado con esta máquina nos obliga a ir aspirando o recogiendo el agua de forma manual y, aunque es posible, si valoramos el mismo proceso y comparamos entre fregadora y rotativa vemos que esta última resulta inviable. Salvo que hablemos de zonas y espacios donde la fregadora no pueda acceder, por ejemplo, en una nave industrial en las zonas de bancos de trabajo, etc.

Queda, por tanto, demostrado que, la alternativa a una tarea con proceso manual puede pasarse a la mecanización, pero debe estudiarse y asignarse de forma adecuada, valorando bien la instalación y necesidades para que el resultado final sea adecuado y se considere eficaz.

En ocasiones, como responsables de empresas se nos complica la asignación o adquisición de una máquina para determinados procesos y superficies. Aunque tengamos mucho bagaje y experiencia, el mundo de la maquinaria evoluciona y no siempre disponemos de la última información.

Es conveniente tener formación además de experiencia, para que la selección sea adecuada y no estemos en manos del ‘mejor vendedor’ del producto, sino de la máquina que cumpla y pueda cubrir las necesidades de nuestro centro y de los trabajadores que la van a utilizar.

Comentaba anteriormente los puntos que debemos tener en cuenta para seleccionar la máquina que nos ayude a mecanizar de forma responsable y adecuada, que reduzca esfuerzos y aumente rendimientos, manteniendo o aumentando la calidad final. Ése es el primer objetivo pero también debemos tener en cuenta otros puntos vitales

  • Nivel formativo de nuestros trabajadores.
  • Nivel de comprensión de nuestros trabajadores.

Puede acceder al contenido completo en el siguiente enlace.

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa