Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ARTÍCULO TÉCNICO

Normativa de sustancias y mezclas químicas en la seguridad laboral

25/01/2018 - Guillermo Díaz Alonso, director de Asuntos Técnicos y Reglamentarios de ADELMA
La industria química está sometida desde hace años a una sobrecarga legislativa tanto a nivel nacional como europeo. En los primeros seis meses del año 2017 hemos tenido importantes novedades legislativas que afectan al sector de fabricantes, formuladores y comercializadores de sustancias y mezclas químicas.

El pasado 1 de junio se cumplió un año de la obligación que marca el Reglamento 1272/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, CLP, por la cual se establece que las mezclas deberán estar clasificadas, etiquetadas y envasadas de acuerdo a los nuevos requisitos que introduce dicho reglamento.

Novedades

Una de las novedades más importantes del Reglamento CLP es lo referido a los nuevos pictogramas e indicaciones de peligro y consejos de prudencia que se incorporan en las etiquetas de las sustancias y mezclas peligrosas. Con el Reglamento 1272/2008 se incorporan nuevos criterios de clasificación, los cuales afectan a un gran número de productos tanto de uso doméstico como de uso profesional e industrial, entre los que se incluyen pinturas, adhesivos, detergentes, limpiadores, aerosoles, etc. Este reglamento ha supuesto una reformulación de otras legislaciones relacionadas con el sector químico como la normativa que cubre el transporte de mercancías peligrosas, el almacenamiento de productos químicos, el control de los riesgos de accidentes graves en los que intervienen sustancias peligrosas, etc.

Igualmente toda la normativa relacionada con seguridad laboral está afectada por este reglamento y sus adaptaciones técnicas. La Ley de Prevención de Riesgos Laborales define la obligación para los empresarios de informar y formar a los trabajadores sobre todos aquellos riesgos relacionados con las condiciones de su lugar de trabajo, así como las medidas preventivas que deben tomar para evitar dichos riesgos. La empresa debe mantener informado a los trabajadores sobre la denominación de los agentes químicos peligrosos presentes en el lugar de trabajo, los riesgos asociados para la seguridad y la salud, los valores límite de exposición profesional, a través de herramientas como las fichas de datos de seguridad y escenarios de exposición, elaborados de acuerdo al Reglamento 1907/2006 de 18 de diciembre de 2006, relativo al registro, la evaluación, la autorización y la restricción de las sustancias y preparados químicos (REACH).

Dentro de los objetivos del Reglamento 1907/2006 se encuentra la necesidad de garantizar un nivel elevado de protección de la salud humana y el medio ambiente y fomentar métodos alternativos para evaluar los peligros que plantean las sustancias.

Obligaciones

Igualmente se establecen una serie de obligaciones para las empresas fabricantes e importadoras de sustancias y mezclas químicas, como adelantábamos anteriormente, como adoptar las medidas íntegras necesarias para gestionar cualquier riesgo identificado, en las fichas de datos de seguridad, o dar el acceso necesario a los trabajadores a la información recogida en las fichas de datos de seguridad de las sustancias o mezclas que usan o a las que pueden verse expuestos en el transcurso de su trabajo (Artículo 35 del Reglamento REACH).

Podemos diferenciar dos herramientas fundamentales para trasladar la información sobre la peligrosidad que representan las sustancias y mezclas químicas para los trabajadores de la Unión Europea, como son las fichas de datos de seguridad y el etiquetado en los envases de los productos químicos.

Puede acceder al reportaje completo a través de la web.

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa