Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Ángel Puente, Presidente del Círculo de la Sanidad

El servicio de limpieza en centros hospitalarios

Desde el punto de vista del cliente, las empresas de limpieza en lo que respecta al sector sanitario están atravesando un momento delicado. La tendencia ascendente del gasto sanitario en la mayoría de las economías de la OCDE genera inquietud y las probabilidades de sostenibilidad de nuestro sistema sanitario pasan por que éstos se ajusten al contexto, realidad y retos actuales, que se orienten debidamente hacia la consecución de la Triple Meta (acuñado en 2008 por Don Berwick, Tom Nolan y John Whittington): mejor salud, mejores cuidados y menores costes.

De todo el mundo es sabido que, en un Hospital y dentro de la partida de SSGG, el presupuesto de limpieza es una de las mayores partidas de gasto, sino la mayor, al mismo tiempo que la influencia de dicho servicio tiene en un mejor cuidado al paciente y, por qué no, en una mejor salud de éste, de ahí la gran importancia a la hora de definir el servicio de limpieza que se requiere en el hospital, así como analizar el importe de dicha partida presupuestaria.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan las empresas de limpieza en el sector sanitario es el de tener que aplicar en sus facturas el 21% en concepto de IVA, cuando las empresas sanitarias no pueden desgravarse dicho importe, o lo que es lo mismo, para un hospital el tener externalizado el servicio de limpieza le supone un sobre coste del 21% respecto a tener el servicio internalizado. Son muchos los hospitales que, por dicho motivo, han optado por la internalización, la clave estriba en el convenio de aplicación, si el coste salarial del personal de limpieza para un hospital es parecido al del convenio provincial del sector de la limpieza o incluso un porcentaje más elevado sin llegar al 21%, de todas a todas el coste de tener internalizado el servicio de limpieza para dicho hospital es mucho menor, de ahí la gran importancia que tiene para las empresas de limpieza las negociaciones de los convenios.

El gran número de convenios de aplicación en el sector de la limpieza, tampoco ayuda, es un sector que tiene tantos convenios como provincias tiene España, ya que éstos son convenios provinciales, a lo que hay que añadir, que en las épocas de vacas gordas, cuando todo valía, la parte empresarial no supo ver el futuro del sector y no fueron lo suficientemente diligentes, firmando convenios de centro, es decir que actualmente nos encontramos con un sinfín de hospitales que para el servicio de limpieza aplican un convenio propio, el cual contempla unas mejoras salariales y en especie muy superiores al convenio provincial que sería el de aplicación. En los últimos años, en el sector sanitario privado se están realizando grandes fusiones, se están formando grandes grupos de gestión, con centros en todo el territorio nacional, pues bien, la situación actual laboral del sector de la limpieza hace inviable poder establecer una serie de ratios que unifiquen un servicio y un precio para todos los hospitales del grupo a nivel nacional.

Otro gran problema que tienen las grandes empresas de limpieza en la actualidad es el no seguir desarrollando el servicio para adaptarlo al contexto actual. Vivimos momentos en los cuales las grandes empresas de limpieza han dejado de ser tales para pasar a ser empresas de Facility Services. ¿Qué ha conllevado este cambio de nomenclatura? El principal es el de dejar de invertir y desarrollar en I+D+I en limpieza, para focalizar todos los esfuerzos (humanos y económicos) en desarrollar otra serie de servicios (mantenimiento, catering, seguridad, jardinería, etc.) con la esperanza de que estos o la suma de todos les dieran el margen de beneficio que estaban perdiendo con el servicio de limpieza. Es por ello que, actualmente en el mercado, nos encontramos con empresas de limpieza que hace unos años eran denominadas PIMEM, que sí están desarrollando y apostando por el I+D+I en el sector de la limpieza, las cuales han experimentado un enorme crecimiento y han pasado de ser empresas pequeñas, para pasar a ser empresas importantes y de referencia en el sector.

Éstas, mal llamadas empresas pequeñas, han sabido ver el vacío que están dejando las grandes empresas en el sector de la limpieza, para apostar por cambiar su operativa, por ganar en productividad y eficacia, como bien expone Edwards Deming en el círculo de Deming o ciclo PDCA, el cuál es una metodología que se utiliza para la obtención de la mejora continua de procesos, permitiendo la mejora de la competitividad, consiguiendo reducción de costes y mejora de la productividad y calidad. Sin duda, a muchas de éstas mal llamadas empresas pequeñas la jugada les ha salido perfecta y es en donde el sector sanitario se está viendo beneficiado.

Y por último, aunque podría seguir exponiendo sobre el sector de la limpieza visto desde el cliente sanitario, no es un tema de menor transcendencia que los anteriores la sostenibilidad medioambiental y la concienciación de las empresas de limpieza en esta materia.

Las empresas de limpieza ya por su propia actividad, así como pieza fundamental en el inicio de la cadena de reciclaje, deben trabajar más para aminorar el impacto ambiental y para garantizar que nuestro planeta sea más habitable, deben trabajar en la formación de sus trabajadores, así como crear los protocolos adecuados. Ni que decir tiene, el impacto medioambiental que producen los productos de limpieza, así como los envases que los contienen; en esta materia las empresas están a expensas de su proveedor y, por otro lado, en más de un centro, he podido constatar que si bien las prácticas medioambientales por parte del personal del hospital son las adecuadas, como, por ejemplo, reciclando en los distintos contenedores de colores, a la hora de la recogida por parte del personal de la empresa de limpieza, se vierten todos los residuos al mismo contenedor exterior, rompiendo totalmente la cadena de reciclaje.

Resumiendo, el sector de la limpieza es un sector que debe profesionalizarse más aún, por ejemplo, una de las oportunidades que ha perdido el sector, apoyados en la Reforma Laboral del 2012, ha sido la de afrontar de una vez por todas la transformación de la negociación colectiva. Las diferentes patronales, durante esta crisis han negociado convenios colectivos razonables para todas las partes, pero han perdido una gran oportunidad al no haber afrontado los problemas latentes del sector, como la diversidad de convenios, el absentismo laboral, los complementos por IT o la subrogación, que son los verdaderos problemas del sector que los clientes no entendemos.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa