Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Narcís Serra , Director Nacional de Limpieza de Grupo SIFU

Una incursión hasta el quirófano de la integración laboral

Si bien hasta la fecha los trabajadores con discapacidad se mantenían fuera de puestos relacionados con la limpieza de hospitales y, en especial, de zonas de riesgo como los quirófanos, la experiencia nos demuestra una vez más que, generalmente, somos víctimas de nuestros prejuicios a la hora de integrar laboralmente ciertos perfiles.

Como Centro Especial de Empleo que está presente en toda la geografía estatal, nos encontramos muchos casos, algunos de importantes centros sanitarios y hospitalarios, con un elevado número de camas, equipamientos médicos y de espacios altamente especializados. Sabemos de la exigencia de un sector en el que llevamos trabajando más de diez años.

El servicio que se presta a los diferentes centros sanitarios es un servicio de limpieza al 100% de la instalación. Esta limpieza integral se realiza con equipos de aproximadamente treinta trabajadores, si tomamos de referencia unas ciento cincuenta camas y una superficie de entre 12.000 metros cuadrados y 14.000 metros cuadrados. Pero lo relevante es que estos trabajadores tienen algún tipo de discapacidad (26% física, 21% psíquica, 5% sensorial 48% pluridiscapacidad).

Se ha de tener en cuenta que al día se pueden llegar a realizar unas ochenta limpiezas de quirófanos y sesenta salidas, lo que incluye las tres zonas de riesgo de una instalación sanitaria, usando incluso el fregado en plano para optimizar rendimientos y evitar la contaminación cruzada.

Sabemos que los hospitales son lugares muy estrictos con la limpieza y la desinfección, con unos protocolos fuertemente establecidos y zonas que se diferencian en zonas de alto, medio y bajo riesgo. Así que lo que cuenta es una buena limpieza, un trabajo bien hecho. Por decirlo de forma muy gráfica, si un quirófano está contaminado, no se utilizará para operar y parará parte del funcionamiento del hospital.

Cabe sumar el hecho de que los estándares en los hospitales suelen ser de máximos, algunos llegando a contar con acreditaciones de organismos evaluadores de gran prestigio a nivel mundial, como el de la Joint Commission International, una división de Joint Commission Healthcare Organitations (JCAHO). Destacar de este tipo de reconocimientos que uno de los procesos que tiene en cuenta de forma rigurosa para ser obtenidos es la limpieza. Poder realizar este servicio bajo esta exigencia demuestra que el trabajo de estos profesionales con discapacidad se ejecuta óptimamente.

Ciertamente, un servicio de limpieza con personas discapacitadas puede ser más o menos habitual. Sin embargo, un servicio de limpieza en un hospital que se realice con gente con discapacidad es muy poco común. No hay empresa del sector que tenga tanto personal dedicado a un hospital y para una limpieza tan a fondo. Que Grupo SIFU lo esté haciendo con éxito, demuestra que la integración es real y que puede implementarse sin ningún tipo de riesgo y con muy buenos resultados en un lugar con procedimientos tan técnicos de limpieza.

Es bueno que se conozca esta realidad, pues si no hay más personas con discapacidad en estos trabajos es por el desconocimiento que existe ante la discapacidad. Desde Grupo SIFU estamos demostrando que se puede hacer, y que se puede hacer bien. Contando con un buen encargado de centro, las personas con estos perfiles menos comunes pueden ejecutar este tipo de tareas tan especializadas y muchas otras. Con una buena dirección que conozca el sector y los procesos, se ejecutarán los servicios con la máxima satisfacción.

El secreto, como en todo, es hacer bien las cosas, ofrecer el mejor servicio. Ya no debería extrañar que la gente con discapacidad las realice también de la manera que tiene que ser. Podemos decir que la única diferencia que hay con nuestra competencia no es el resultado, que es igual de bueno, sino el tipo de empleados que dan el servicio. Emplear a individuos con discapacidad es la clave diferencial y una apuesta decidida por la integración social. Esta acción muestra una RSC potente frente a la sociedad, un fuerte compromiso con la comunidad, lo que es un valor añadido para cualquier empresa.

Tras la fructífera experiencia de 25 años de Grupo SIFU con gente que padece algún tipo de discapacidad, estamos ante el reto de ampliar el espectro de discapacidades, sabiendo que con una buena dirección y ajustando los perfiles a los empleos, estas personas se insertan en el mundo laboral y asimismo les facilita una mejor integración social. Trabajando en el sector, se ha hecho evidente que es posible hacer con éxito los diferentes servicios contratados, teniendo en cuenta los buenos resultados y no la discapacidad.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa