Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

Estación de Saint Pancras: La primera impresión, jamas se olvida

01/03/2012 - Leticia Duque
La estación es la primera impresión que se llevan muchos de los viajeros que llegan a Londres, de ahí que la imagen de limpieza sea si cabe aún más importante.
Estación de Saint Pancras en Londres

Une el centro londinense con la Europa Continental, en un edificio construido en el 1868, que ha sufrido muchas remodelaciones, una de ellas cuando se añadió a sus numerosas líneas de tren y metro la de Alta Velocidad. Esta joya arquitectónica de William Henry Barlow es conocida como la Estación Internacional de Saint Pancras, la principal estación ferroviaria de alta velocidad del Reino Unido.

Tras la inauguración de una nueva sala de venta de billetes en 2009, la estación ahora ocupa más de 8.000 metros cuadrados e incluye también una amplia variedad de instalaciones adicionales de ocio, como tiendas y restaurantes; recibe 300 mil pasajeros al día.

La estación es la primera impresión que se llevan muchos de los viajeros que llegan a Londres, de ahí que la imagen de limpieza sea si cabe aún más importante. La estación tiene el deber de mostrar un excelente grado de limpieza e higiene y para ello es imprescindible contar con un estudiado protocolo que contemple a los operarios y los productos.

En este aspecto, el de la limpieza, que es el que nos interesa, el encargado es la empresa Rentokil Initial, una compañía que, según explica su responsable de cuentas, Paul Mclean, cuenta siempre con la supervisión de sus clientes “para asegurarse de que ofrecemos el tipo de limpieza que nos hemos comprometido a ofrecer”. Ante este compromiso, es que la compañía, al adquirir el contrato, analizó y descubrió que las soluciones de limpieza con las que contaban eran obsoletas e ineficaces, embarcándose en la misión de encontrar un proceso de limpieza que garantizase una mejora de los estándares de higiene de la estación. 

El reto

Para Mclean, “la estación internacional de St. Pancras es un enclave de gran prestigio y nos esforzamos al máximo por garantizar que contamos con la solución de limpieza más apropiada en todo momento”. En esos momentos, Rentokil sabía que la estación tenía la urgente necesidad de contar con soluciones de limpieza de “primer nivel” para lucir el mejor aspecto y mantener un entorno seguro y saludable.

El personal de limpieza debe cubrir todas las zonas de la estación, desde las ventanillas de venta de billetes hasta los 15 andenes, así como zonas externas, entre las que se incluyen las paradas de taxis de la estación. La importancia del contrato implica que el rendimiento de Rentokil se evalúa constantemente y debe cumplir con estándares muy exigentes. Y de ahí radica que los productos, los sistemas y las aplicaciones que utilicen sean las adecuadas. “El proceso de limpieza que realizamos según nuestro contrato es un proceso de 24 horas y contamos con 30 operarios en cada turno que operan en cualquier momento del día y de la noche”, explica el responsable de cuentas de Rentokil Initial.

Estación de Saint Pancras
Estación de Saint Pancras en Londres

Desde la empresa estaba claro que buscaban una nueva solución capaz de hacer frente a los diversos retos, a la vez que permitiese una gran flexibilidad dadas las condiciones, en constante cambio, de la estación. Por ejemplo, un reto específico para el personal de limpieza de la estación es la ausencia de papeleras, por motivos de seguridad. Esto se traduce en un constante problema de desperdicios, lo que implica que la estación necesite los servicios del personal de limpieza constantemente.

Objetivos cumplidos

El fabricante de productos de plástico inyectado, Rubbermaid, a través de un proceso de asesoría, fue capaz de identificar y ofrecer las soluciones más idóneas para las necesidades y los problemas de Rentokil Initial en la Estación Internacional de St. Pancras.

El equipo profesional que les ofrecieron consistía en su gama de carros de microfibra que fomenta, precisamente, el reciclado de residuos; el kit Rubbermaid PulseTM, con mopas de microfibra; y el sistema de código de colores de las bayetas, también, de microfibra.

La puesta en marcha de esta nueva solución permitía a la compañía proveedora del servicio cumplir con objetivos concretos. El primero de ellos ofrecer una imagen profesional: los antiguos utensilios se mostraban sucios, viejos y se rompían, lo que contribuía a deteriorar el propio servicio de limpieza. En segundo lugar, estaba el asunto de la productividad y la eficacia: para Paul Maclean, “desde que utilizamos Rubbermaid, hemos visto aumentar nuestra productividad y eficacia aproximadamente un 25 por ciento, ya que somos capaces de obtener más partido de cada tarea de limpieza”. Los carros de microfibra, por ejemplo, permiten que todos los útiles se transporten en la misma unidad, y ofrecen un espacio adicional para el agua. Esta condición fomenta la eficacia, aumentando el tiempo disponible para sólo realizar las tareas de limpieza.

Por otro lado, está la cuestión del “entorno seguro”. Un problema importante con el antiguo sistema de limpieza era la contaminación cruzada, “el personal de limpieza -nos explican- utilizaba bayetas en las zonas de aseos y, esas mismas, después, para limpiar barandillas del vestíbulo principal”. Con el código de colores y fomentando el uso de un color diferente para cada zona, se elimina este protocolo erróneo.

Estación de Saint Pancras
Estación de Saint Pancras en Londres

En este mismo sentido, con el sistema de suelos reducen la cantidad de agua y químicos utilizados para limpiar derrames, y se elimina la posibilidad de que se produzcan caídas y resbalones, pues las mopas permiten que se sequen los suelos en más o menos 90 segundos.

En cuanto al medio ambiente, preocupación cada vez mayor para numerosas empresas, Rubbermaid presentó una propuesta que permite la separación de residuos. Como se indicaba antes, éste era un punto delicado en la estación. La nueva solución cuenta con un método de desecho de residuos, que fue un factor fundamental a la hora de seleccionarla, según Rentokil Initial. Ahora los operarios pueden separar los residuos en distintos compartimentos, lo que significa que determinados materiales pueden reciclarse. Además, en el fregado de suelos también se ha observado una importante reducción del consumo de agua, pero también de los productos químicos.

Desde Rentokil Initial insisten en resaltar la importancia de que la empresa proveedora del servicio de limpieza conozca las necesidades de su cliente y encuentre las soluciones apropiadas para fortalecer los puntos débiles; pero también resaltan lo importante que ha sido que los fabricantes de la solución conocieran las instalaciones, analizaran la situación y trabajaran con ellos, no sólo con la premisa de vender un producto, sino de ser socios de un proyecto de limpieza, de encontrar de entre todas sus soluciones la que realmente mejora el servicio de una estación de transporte público, con las circunstancias propias de estas instalaciones en cuanto a ubicación, horarios, tráfico, etc.

De esta manera, gracias a esa profesionalildad es que la compañía afirma haber conseguido aumentar en un 25 por ciento su productividad y mejorar en términos medioambientales, siendo capaz de garantizar que la estación brinde realmente una brillante primera impresión de Londres. 

Palabras clave:

Envía tu comentario

Los campos marcados con * son obligatorios

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa