Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

“Que no te den gato por liebre”

(Aunque el gato te valga) 06/03/2019 - Francisco M. Blanco Manso, CEO IBPuniuso
El cliente es el ‘rey’ y todas nuestras acciones y estrategias deben ir encaminadas a hacerle feliz, tenerle bien atendido, cubrir sus necesidades presentes y futuras y, lo mas importante, que nos tenga siempre en su pensamiento. Y, sobre todo, que siempre confíe en nosotros. Sobre lo anteriormente citado, quisiera hacer una reflexión sobre el respeto que merecen nuestros clientes, en relación a la calidad de los productos que les suministramos. Indiferentemente del uso al que sea destinado el producto.

En los productos desechables esto no es siempre así. Este tipo de productos cumplen una función esencial en la higiene y protección del usuario, tanto directo como indirecto. Productos que, con un correcto reciclado, no deben ser un peligro para el medio ambiente.

Últimamente hay una gran sensibilización, a nivel social, con enorme eco en los medios de comunicación, relacionado con ciertos productos de un solo uso y el daño al medio ambiente que ocasionan. Pero la realidad es que estos artículos, en su mayoría, son perfectamente reciclables. Lo que habría que potenciar es una mejor información y educación al consumidor sobre su deposito una vez se han usado y las ventajas de su reciclado.

En algunos casos, al ser un producto de uso muy corto y no ser imprescindible en la cadena de valor del usuario, no se le da un control de calidad adecuado.

Esto hace que empresas de dudosa ética, no tengan una correspondencia entre lo que venden y lo que realmente hay en los embalajes que contiene el producto.

Aunque valga, si alguien vende algo distinto a lo que indica (fichas técnicas, embalajes, etc..), eso es un fraude y un engaño.

Esto lleva a una secuencia peligrosa, reducir el precio ante todo, unido a un déficit en el control de calidad de producto en destino, que crea un problema de competencia ética aparte de una reducción progresiva de las características técnicas óptimas y necesarias para este tipo de productos.

Cuando el producto que estamos utilizando no cumple con las características que indican, tanto su ficha técnica como embalaje, podemos incurir en un grave perjuicio para el cliente, quien pensando que está adquiriendo un producto acorde a su actividad laboral y empresarial, puede encontrase con problemas en su línea de fabricación, manipulación, etc., al no cumplir el producto, de forma fidedigna, con las características que aparecen en su envase, embalaje o ficha técnica.

Hemos comentado esto muchas veces, nos hemos quejado, nos hemos enfadado y creo que no hemos hecho lo suficiente para denunciar esto.La competencia es buena para nuestro mercado y para todos, nos hace mejorar y evaluarnos constantemente; pero en igualdad de condiciones y oportunidades. Además de ofrecer al consumidor unas variadas alternativas para que su elección sea la que mejor se adapte a sus necesidades.

Lamentablemente nuestra justicia no es lo suficientemente ágil, ni el camino es lo suficientemente corto, para que acciones en este sentido tengan el efecto deseado. Aparte del costo que supone elegir esta vía.

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa