Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

La importancia de cuidar la imagen desde el vestuario laboral

20/12/2017 - José Manuel Crooke Vilela, director comercial de Claro Sol Facility
Probablemente muchos de vosotros habréis hecho alguna vez el inevitable paseíto de una famosa tienda de muebles sueca, y casi todos podríamos describir el uniforme de sus trabajadores.

¿Os imagináis a esa gran superficie  sin su personal uniformado? ¿Acaso habéis visto a alguno de estos trabajadores con el uniforme descolorido? ¿Creéis que el hecho de utilizar uniforme le aporta algo al cliente?

Creo que la discusión sobre la importancia del uso del vestuario laboral ha dejado de tener sentido en el mundo actual. En algunos casos, como para Claro Sol FS y en el caso de estas tiendas, forman parte de sus valores, “todos sus trabajadores y responsables, tanto de tienda, almacén u oficina llevan el mismo uniforme para trabajar”.

El vestuario laboral produce ciertos sentimientos y comportamientos tanto en aquel que lo viste como en aquellos que lo ven desde fuera. Puede producir rechazo, admiración, transmitir disciplina, seguridad… Depende de la percepción del observador pero nunca pasan desapercibidos.

Desde que salimos por la puerta de casa por la mañana y  hasta que volvemos, nos cruzamos con gran variedad de personas vestidas con uniformes: niños yendo al colegio, trabajadores con mono azul, la cajera del hipermercado, la limpiadora de la oficina, el policía, etc.

Si nos paramos a pensar nos daremos cuenta de que el vestuario laboral está presente en cualquier rincón de nuestras rutinas y de ahí la importancia que debemos darle. No existe una segunda oportunidad para crear una primera impresión.

Algunos especialistas mencionan que el 83% de las decisiones que tomamos se basan en lo que vemos, ya que la imagen constituye una parte fundamental para formar una opinión de las personas. Estos expertos indican que la primera percepción comienza con el vestuario, incluso antes que la conversación.

Una empresa no es sólo lo que ofrece y vende sino también lo que se percibe de ella. Y es obvio que la identidad corporativa de una compañía pasa por el vestuario de sus empleados, ya que ésta los hace reconocibles. Una apariencia memorable (a través de colores, materiales, tipo de prenda) proporciona una imagen positiva del negocio a la vez que transmite confianza, genera profesionalidad y fomenta el trabajo en equipo.

Además, facilita que los trabajadores destaquen entre la multitud, de tal manera que puedan ser reconocidos inmediatamente dentro y fuera de la organización, difundiendo la imagen de marca.

Una apariencia impecable de los empleados proporcionará a los clientes una impresión positiva en cuanto al orden y a la profesionalidad. De hecho, el uso del vestuario laboral afianza el sentido de pertenencia de los empleados, fortalece el trabajo en equipo y las relaciones interpersonales entre los miembros de la compañía. Tanto es así, que se sienten parte de la organización, lo que contribuye a generar compromiso, sentimientos de lealtad hacia la empresa y a su vez, confianza y seriedad en los clientes. Para Claro Sol FS son tan importantes que forman parte de los objetivos estratégicos recogidos en la I Memoria de Sostenibilidad.

En los últimos años el cuidado de la imagen y arreglo personal han ido tomando mayor protagonismo en la vida de las personas. Verse, sentirse bien y estar a  gusto con la imagen que nos devuelve el espejo es algo que nos hace sentir bien a todos. Pero hoy en día, el tema trasciende a niveles corporativos, porque las empresas comenzaron a entender que una persona con buen aspecto y una imagen acorde a la filosofía de la empresa para la que trabaja es un plus a la hora de vender cualquiera que sea el producto o servicio.

Hoy más que nunca todo entra por los ojos. Luego, hay que complementarlo con otra serie de cosas que también son importantes. Cuando entras en una empresa donde la gente de recepción está cada una vestida de diferente manera, peinada y maquillada con un estilo distinto, ¿qué te trasmite eso? ¿Seriedad y confianza? O ¿despreocupación e informalidad?

 Por eso, para la gente que tiene contacto directo y personal con el cliente en puestos de recepción, atención al cliente, etc. es fundamental contar con un uniforme establecido por la compañía.

La forma de vestir también se encuadra dentro de las normas de la empresa, junto a una ética de comportamiento y unas disposiciones de carácter cultural. Todo ello conforma ese protocolo de actuación que deben seguir todos aquellos que, de algún modo, realizan una actividad dentro de la empresa.

No podemos obviar los miles de impactos publicitarios que provocan la imagen corporativa del vestuario laboral al cruzarnos con los trabajadores de limpieza del hospital, las limpiadoras del colegio de nuestros hijos. Imaginad un estadio como el recientemente inaugurado “Wanda Metropolitano”, donde cada partido provoca la posibilidad de unos 68.000 impactos para la empresa que gestione la limpieza u otros servicios.

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa