Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Miguel Burdeos, Presidente de Quimacova

El correcto almacenamiento del producto químico

La Normativa que regula el almacenamiento de productos químicos es el Real Decreto 379/2001 de 6 de abril, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias: MIE-APQ-1, MIE-APQ-2, MIE-APQ-3, MIE-APQ-4, MIE-APQ-5, MIE-APQ-6 y MIE-APQ-7.

La evolución de la técnica y de la experiencia, que se ha ido acumulando en la aplicación de las instrucciones técnicas complementarias, ha puesto de manifiesto la necesidad de reelaborar todas ellas, adaptándolas al progreso técnico.

Durante el almacenamiento de sustancias químicas, es necesario tomar medidas de prevención y control para evitar daños a la salud de los trabajadores e impactos negativos al ambiente. Para lograr una gestión eficaz, es conveniente que cada actor asociado con la operación del almacenamiento tenga claridad sobre su responsabilidad y la de los demás. Para asegurarlo, ésta se debería definir, documentar y comunicar.

092 almacen gi

Las sustancias químicas se clasifican según sus propiedades fisicoquímicas como: explosivos, comburentes, inflamables y según sus propiedades toxicológicas como: nocivos, tóxicos y corrosivos. Además, también, se han de incluir los que son peligrosos para el medio ambiente. El peligro de una sustancia o mezcla es su potencial para causar daños, y depende de las propiedades intrínsecas de la sustancia o mezcla. En este sentido, la evaluación del peligro es el proceso por el cual se valora la información disponible sobre las propiedades intrínsecas de una sustancia o mezcla, a fin de determinar su potencial para causar daños. Si la naturaleza y gravedad de un peligro identificado se ajusta a los criterios de clasificación establecidos, la clasificación del peligro será la asignación de una descripción normalizada de dicho peligro, en la que se indica que una sustancia o mezcla causa daños para la salud humana o para el medio ambiente.

  • En cuanto a los recipientes y envases, podemos encontrarnos con la siguiente clasificación:
  • Fijo: no susceptible de traslado, o el trasladable con más de 3.000 L de capacidad.
  • Móvil: recipiente con capacidad hasta 3.000 L, susceptible de ser trasladado de lugar.
  • Enterrado: recipientes cubiertos de tierra u otro material adecuado o la combinación de ambas disposiciones.
  • Presión: recipientes diseñados para soportar una presión interna manométrica de 0,5 bar.

Las medidas de seguridad recomendadas en general son:

  • Está prohibido el uso de lámparas desnudas, fuentes de calor que no estén autorizadas, realizar soldaduras y fumar.
  • No limpies el suelo del almacén con agua, serrín ni productos orgánicos.
  • Procura no obstruir las salidas normales o de emergencia.
  • Siempre se dispondrá de ventilación adecuada y se evitará la exposición a la luz solar.
  • Nunca manipular en zonas de almacenamiento del producto (excepto carga y descarga) o de alimentación a las instalaciones de ensacado.
  • Señaliza con rótulos normalizados.
  • Usa los EPI adecuados: guantes, mascarillas, filtros NOx (en caso de incendio o descomposición), etc.
  • Instala duchas y lavaojos en zonas próximas a la zona de trabajo.

Si existe riesgo en el almacenamiento de productos químicos, se recomienda:

  • Mantener el stock al mínimo operativo, lo que redunda en aumento de seguridad, reducción de costes y reducción de la superficie necesaria para almacén.
  • Disponer de un listado actualizado de las sustancias químicas presentes en el almacén, así como de las cantidades almacenadas.
  • Disponer de la Ficha de Seguridad de todas las sustancias químicas almacenadas.
  • Separación, de las distintas sustancias en función de su incompatibilidad y su peligrosidad, agrupando las familias con características similares.
  • Utilizar el equipo adecuado. Tanto los ojos como otras partes del cuerpo pueden ser afectados por salpicaduras.
  • Si se salpica ácido a los ojos, lavarse inmediatamente con abundante agua fría y acudir siempre al servicio médico.
  • Si se manipulan productos corrosivos, tomar precauciones para evitar su derrame; si éste se produce, actuar con rapidez según las normas de seguridad.Los riesgos para el organismo pueden llegar por distintas vías: respiratoria, por ingestión, por contacto, etc. Todas ellas requieren atención.
  • Mantener limpio y ordenado el puesto de trabajo.
  • No dejar materiales alrededor de las máquinas. Colocarlos en lugar seguro y donde no estorben el paso.
  • No obstruir los pasillos, escaleras, puertas o salidas de emergencia.

En el caso de una emergencia:

  1. Preocuparse por conocer el plan de emergencia y las instrucciones de la empresa al respecto.
  2. Seguir las instrucciones que se indiquen y, en particular, de quien tenga la responsabilidad en esos momentos.
  3. No correr ni empujar a los demás. Si se está en un lugar cerrado, buscar la salida más cercana sin atropellamientos. Usar las salidas de emergencia, nunca los ascensores o montacargas.
  4. Prestar atención a la señalización, ayudará a localizar las salidas de emergencia.

En el caso de visitas en la empresa, es conveniente establecer y documentar procedimientos para el manejo de visitantes con el fin de asegurar la integridad física de los mismos en caso de emergencia, y para evitar actos inseguros que puedan afectar al visitante u ocasionar una situación crítica en la empresa.

Podemos concluir que, almacenar de una forma apropiada los productos químicos es parte de la fase preventiva de posibles incidentes en el lugar de trabajo. El almacenamiento adecuado de los productos químicos se convierte en una cuestión minuciosa y constante. Muchos productos químicos tienen requerimientos especiales de almacenamiento con restricciones de temperatura, tiempo o seguridad, y no se debe olvidar que los recipientes de almacenamiento, acumulación y transporte de estos productos han de ser del material y tamaño más apropiado a las características del producto que contienen, y deben tener un sistema de cierre seguro.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa