Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
OPINIÓN

Joaquim Borrás, Executive President de ISS

Ser responsable ¿es rentable?

Creo firmemente que la Responsabilidad Social no es un medio para vender más ni para lanzar campañas de marketing. Pero respetar a las personas, a la sociedad o al entorno tiene un buen retorno.

Me explicaré, simplificando: si cambio una bombilla antigua, de las de antes, por una de led, me costará más cara de compra, pero durante años me ahorrará más de lo que me ha costado. Es una acción responsable con el medio ambiente, pues reduciré muchísimo el consumo de energía para una luminosidad igual y, al mismo tiempo, obtendré un ahorro, el retorno. Si contrato a una persona en riesgo de exclusión social, recibiré un descuento en la cuota a la Seguridad Social. Al hacer un bien a la sociedad, ésta lo retribuye reduciendo un coste: lo normal es que esta persona trabaje igual o hasta mejor que otra, mientras que el coste de empresa es menor. Ser responsable es rentable, ¿verdad?

Además de todo eso, ser responsables nos hace sentir mejor a la mayoría de personas. A las personas que son ayudadas, a las que ayudan, a las que se enteran de lo que estamos haciendo... Estoy seguro de que a la mayoría de nosotros, hacer las cosas bien nos hace sentir mejor. Por eso, ser responsable en las empresas tiene doble premio: el económico y el personal.¿Qué más se puede pedir?

Desde nuestros inicios, en ISS creemos firmemente en que el éxito a largo plazo depende del equilibrio entre los aspectos sociales, ambientales y económicos de nuestro negocio. Todo junto. No vale hacer negocio a costa de las personas o del medio ambiente, sino lo contrario. El negocio que se hace favoreciendo a todas las partes, especialmente a aquellas más vulnerables, es mejor negocio. Todos los involucrados querrán que este negocio, que beneficia a todos, dure y crezca, por lo que será más sostenible. De igual manera, el negocio que se hace estropeando el medio ambiente o perjudicando a las personas, lleva a la empresa a la ruina, a la corta o a la larga, siempre.

¿Qué podemos hacer en nuestras empresas para mantener ese equilibrio de forma responsable y así mejorar nuestra competitividad? Conseguir que las personas que trabajan con nosotros se sientan más comprometidas. Mejorando su calidad de vida, dándoles lo básico mejor que nadie: los uniformes que les hagan sentir bien, pagando los salarios de forma puntual y absolutamente legal, la mejor formación. ¿Y por qué no superando lo que hacen las empresas ‘normales’? 

En ISS les ofrecemos la posibilidad de desarrollar sus necesidades solidarias, con nuestra Fundación ISS Una Sonrisa Más. Contratamos a personas que sufren dificultades de empleo, como personas con capacidades diferentes, mujeres que han sufrido violencia doméstica, personas que soportan marginación como las de etnia gitana o expresidiarios. Damos becas a los hijos, nietos o hermanos de nuestros empleados que sacan buenas notas en la PAU (antes llamada Selectividad). Ayudamos a chicos y chicas que han fracasado en la escolaridad obligatoria, dándoles una oportunidad para que entren en la formación dual o práctica, con programas como el de PTT (Programa de Transición al Trabajo). Y muchas cosas más (ver web http://www. es.issworld.com/fundacion).

En resumen, demostramos a nuestra gente que no sólo nos interesa intercambiar su trabajo por dinero, sino que somos una empresa que tiene valores, que respeta, dialoga, procura por el bien real de sus empleados. Y, sin vergüenza, me atrevo a decir que el retorno por hacerlo bien, es en forma de productividad. No estoy hablando de ser filántropos, sino de conseguir mejorar la autoestima de nuestros empleados, ya que a cambio, ellos nos lo devolverán en forma de mayor entusiasmo, menor absentismo, o sea, mayor rentabilidad: con menos, podremos hacer más.

Se que más de uno puede pensar que somos un poco ilusos, porque tenemos interés real en conseguir un sector donde la gente pueda desarrollarse, pueda hacer trabajos de mayor valor añadido y, por tanto, ganar mejores salarios y mejorar su autoestima. Poco a poco, procuramos que puedan llevar a cabo otras funciones, además de la limpieza: tareas poco complejas de mantenimiento técnico, de jardinería, incluso de restauración. ¿Por qué no puede un limpiador o limpiadora cambiar bombillas, regar plantas o servir cafés?

Y aunque pueda pensarse que esta forma de hacer es de empresa de gran tamaño o de amplia cobertura geográfica, se que hay empresas pequeñas y medianas locales que ya se están introduciendo en esta forma de trabajo más humana y enriquecedora. Y espero que esta forma de actuar se extienda a todo el sector. 

Porque el resultado de esta naciente manera de prestar servicios es, simplemente, mayor éxito. Según el Estudio multisectorial sobre el estado de la Responsabilidad en España 2015, elaborado por el Club de Excelencia en Sostenibilidad, está demostrado que las empresas responsables reducen riesgos y costes, aumentan su eficiencia, fortalecen su reputación y mejoran su competitividad. ¿A qué esperamos?

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa