Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO Guantes de limpieza profesional

Cambios de regulación: un producto complejo

15/11/2019 - Por Cuatrogasa
Desde el departamento de Calidad de Grupo Cuatrogasa te explicamos en qué consisten estos cambios y cómo traducirlos en ventajas para proveedores y clientes.

La calidad en el mundo del guante es un asunto complejo. Cuando hablamos de calidad no hay duda: el cliente es el epicentro, y el concepto de calidad radica en ajustarse a sus necesidades y ofrecerle un producto con unos atributos y especificaciones que cumplan o superen sus expectativas. Además de los controles internos que se implantan a lo largo del proceso productivo, distintas regulaciones intracomunitarias permiten definir unos estándares y parámetros de control que proporcionan que el producto sea seguro para el trabajador y fiel a lo que vende en su etiqueta o packaging.

En el caso del guante, debido a sus diferentes posibilidades de uso (desde una limpieza cotidiana a un elemento de protección del trabajador), no es un caso excepcional y también cuenta con su guía técnica en Europa; además posee una serie de regulaciones complejas que han sufrido modificaciones recientes. 

El guante no sólo está regulado y cuenta con profusos textos que le aplican obligatoriamente en función de su uso; sino que también dispone de una serie de normas (algunas armonizadas y otras no), que nos ayudan a ofrecer una calidad estandarizada en el mercado, con todo lo que ello implica. Gracias a ellas no sólo sabemos qué elementos son obligatorios para contar con el famoso marcado CE de conformidad europea, sino que además nos orientan sobre qué características son deseables en cada guante, y en cómo medirlas de manera que no quede lugar a la interpretación subjetiva. Esto se traduce en una profesionalización de los proveedores de guantes y en su especialización por sector que supone una fuente de ventajas para sus clientes.

El origen de los cambios de regulación

Sin embargo, los proveedores de guantes no siempre han sabido transmitir correctamente esta complejidad, y el resultado ha sido un mercado indiferenciado y excesivamente guiado por precio

La falta de especialización por el canal de los proveedores de guantes, ha promovido durante estos años que los clientes no aprecien que, a veces, se están comparando dos productos diferentes, incluso si las características básicas (material principal, largo, ancho, espesor y peso) son las mismas o muy parecidas. Y es que, durante mucho tiempo, espesor ha sido sinónimo de protección, y, en ocasiones, hemos estado buscando características que no estaban ajustadas al uso del guante

Además, la deslocalización productiva, principalmente en el sudeste asiático, ha ido restando competitividad a otros orígenes, hasta el punto de que a día de hoy la práctica totalidad de producto es importado, con la desconfianza -en muchos casos justificada- que ello conlleva. 

Sin embargo, hay proveedores profesionales que en ese contexto apostaron por ofrecer a sus clientes una calidad estable, y gracias a elegir detenidamente dónde y a quién comprar, han conseguido buenos productos y la confianza de sus clientes. En el caso de Grupo Cuatrogasa, el estricto proceso de homologación de fabricantes de guantes bajo la normativa europea, ha acotado el número de éstos a aquellos con los que pueda mantener una relación de confianza mutua mantenida en el tiempo. Esa apuesta por la calidad y trazabilidad integral del producto ha motivado a la empresa a abrir una delegación en Shanghai que arrancará su actividad a finales de este mismo año. 

Los últimos cambios en la regulación: el Reglamento UE 425/2016

Ante la situación de confusión del mercado, Europa ha dado varios pasos hacia la estandarización de los guantes que se utilizan en el sector profesional de la limpieza, aprobando nueva regulación, elevando el rango de la misma y actualizando muchos de los estándares más extendidos. 

Profundizando un poco más en estos cambios, lo primero sería citar los acontecidos en la regulación. En el año 2016 los guantes de protección, cuyo marcado CE se debe a ser considerados un EPI (Equipo de Protección Individual), han pasado de estar regidos por una Directiva a estar sometidos a un Reglamento

Este cambio normativo implica que la regulación ya no necesita transposición nacional alguna y es de aplicación directa en todos los países de la UE: hablamos del Reglamento (UE) 2016/425 del Parlamento Europeo y del Consejo de 9 de marzo de 2016 relativo a los equipos de protección individual, y por el que se deroga la Directiva 89/686/CEE del Consejo, que se empezó a aplicar en abril de 2018 y que implicará que a partir de abril de 2023 no se podrá comercializar ningún producto que no sea conforme al mismo. 

Este nuevo Reglamento refleja la preocupación europea por evitar las diferencias interpretativas que se puedan dar en los distintos países de la UE, y supone darle una nueva vuelta de tuerca al rigor y calidad que debe imperar en todo lo concerniente a los EPIs y por ende a los guantes

Accede al contenido completo en el siguiente enlace.

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa