Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
REPORTAJE

Balance anual: Educación, salud, seguridad y medio ambiente protagonistas de los textos legislativos

26/12/2011 - Leticia Duque
Un espacio que, generalmente, aglutina lo acontecido en el año en estos asuntos; así como las normas, directivas y reglamentos que continúan cumpliendo objetivos a través de los plazos marcados; o la situación en la que se encuentran, hasta ser finalmente adoptadas, tras el enrevesado camino que recorren en las instituciones europeas constituidas para tal fin.

El año pasado abríamos este mismo reportaje destacando la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales. Se trataba de un cambio normativo que había suscitado muchas esperanzas entre los empresarios de cara, sobre todo, a la regulación de los pagos de la Administración pública, quien promulgaba la ley. Un año después y tras numerosos espacios dedicados en la revista a esta cuestión, así como las numerosísimas veces que hemos hablado con el sector, resulta que la ley no ha mejorado la situación, pues parece que el momento no es propicio para estas lindes en España; en el extranjero este asunto ni se habla, ni se explica, ni se debate, es un hecho.Estas páginas, sin embargo, se ocuparán de nuevas e importantes regulaciones para el sector y otras que avanzan en sus plazos o en los proyectos, aún pendientes de aprobación.

Hablamos, en primer lugar, del Real Decreto 1096/2011, de 22 de julio, por el que se completa el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, mediante el establecimiento de nuevas cualificaciones profesionales de la familia profesional Servicios Socioculturales y a la Comunidad.

El Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales, tal como indica el artículo 7.1, se crea con la finalidad de facilitar el carácter integrado y la adecuación entre la formación profesional y el mercado laboral, así como la formación a lo largo de la vida, la movilidad de los trabajadores y la unidad del mercado laboral. Dicho catálogo está constituido por las cualificaciones identificadas en el sistema productivo y por la formación asociada a las mismas, que se organiza en módulos formativos.

En el anexo CDXLVI de dicho Real Decreto se encuentra la clasificación profesional: “Gestión y Organización de Equipos de Limpieza”, enmarcada dentro de la familia profesional Servicios Socioculturales y a la Comunidad, nivel 3.

El objetivo de ésta es “establecer el plan de actividades de los profesionales y supervisar sus trabajos, gestionando los materiales a utilizar, para garantizar la limpieza de los centros asignados, cumpliendo las normas de seguridad y velando por la salud laboral de las personas a su cargo”.

Las “unidades de competencia” que describe el texto son “Planear la organización del trabajo de limpieza y la gestión de los profesionales”, “Supervisar los trabajos de limpieza” y “Gestionar el material de limpieza y su almacenaje”.

En cuanto al ámbito profesional, la nueva formación pretende que el alumno desarrolle su actividad profesional en el sector de la limpieza e higienización de toda clase de edificios, locales, hospitales, centros o instituciones sanitarias y de salud, públicos o privados; en industrias, medios de transporte, espacios e instalaciones, soportes publicitarios y mobiliario urbano, supervisados por profesionales de nivel superior. Los puestos de trabajo a los que se accede con esta formación son: Responsable de equipo de limpieza y Encargado de limpieza. Esta nueva cualificación como otras que van surgiendo en el sector son altamente necesarias para fidelizar al alumno en un gremio donde esté valorado y lo reconozca como una profesión.

Por otro lado, el pasado 1 de diciembre de 2010 entró en vigor el Reglamento (CE) Nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas, que supone la aplicación en la Unión Europea del sistema mundial armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos. Uno de los aspectos de esta regulación que sufre un importante cambio son los pictogramas de peligro. 

Los nuevos pictogramas se encuentran descritos según clase, diferenciación y categoría de peligro. Se encuentran en el anexo I, sección 1.2, y en el anexo V.

En primer lugar, se describen los pictogramas que representan peligro físico:

  • Bomba explotando: explosivos inestables, otros explosivos descritos en el reglamento, sustancias y mezclas que reaccionan espontáneamente y peróxidos orgánicos.
  • Llama: gases, aerosoles, líquidos, sólidos inflamables; sustancias y mezclas que reaccionan espontáneamente; líquidos y sólidos pirofóricos; sustancias y mezclas que, en contacto con el agua, desprenden gases inflamables; y peróxidos orgánicos.
  • Llama sobre un círculo: gases, líquidos y sólidos comburentes.
  • Bombona de gas: gases a presión, comprimidos, licuados, licuados refrigerados y disueltos.
  • Corrosión: para los metales.

Existen algunos explosivos, gases inflamables, sustancias y mezclas que reaccionan espontáneamente y peróxidos orgánicos que describe el reglamento dentro de la categoría de “peligro físico” que no requieren pictogramas.

En segundo lugar, se clasifican los pictogramas que representan peligros para la salud:

  • Calavera y tibias cruzadas: Toxicidad aguda (oral, cutánea, por inhalación).
  • Corrosión: corrosión cutánea y lesión ocular grave.
  • Signo de exclamación: toxicidad aguda, irritación cutánea y ocular, sensibilización cutánea, toxicidad específica en determinados órganos (exposición única), irritación de las vías respiratorias y efectos narcóticos.
  • Peligro para la salud: sensibilización respiratoria, mutagenicidad en células germinales, carcinogenicidad, toxicidad para la reproducción, toxicidad específica en determinados órganos (exposición única), toxicidad específica en determinados órganos (exposición repetida) y peligro por aspiración.
  • Medio ambiente: peligroso para el medio ambiente acuático (agudo y crónico)

Algunas clases de peligros para el medio ambiente no requieren pictogramas.Del sistema mundial armonizado de clasificación y etiquetado de productos químicos se espera que mejore la comunicación de la información relativa a los peligros que representan las sustancias para los trabajadores, consumidores, personal de los servicios de emergencias y para el transporte, a través de la clasificación y el etiquetado.

Sustancias y mezclas

En octubre la Comisión Europea presentó una definición sobre los “nanomateriales”. El anuncio representa un importante paso adelante, con vistas a una mayor protección de los ciudadanos, al definirse con claridad qué materiales necesitan un trato especial en una legislación específica.

Los nanomateriales ya se usan en centenares de aplicaciones y productos de consumo, que van desde pasta de dientes hasta pilas, pinturas y prendas de vestir. La creación de estas sustancias innovadoras resulta ser un motor importante de la competitividad europea, pues tienen un gran potencial de progreso en ámbitos tales como la medicina, la protección del medio ambiente y la eficiencia energética, e irán aplicándose a otros campos.

Sin embargo, subsisten incertidumbres sobre los riesgos que entrañan y hace falta una definición clara para garantizar la aplicación de las normas adecuadas en materia de seguridad de las sustancias químicas. Así, la definición ayudará a las partes interesadas, incluidas las asociaciones industriales, porque hará coherentes las variadas definiciones que se usan actualmente en distintos sectores. 

Nanomaterial, según la UE, es: “Un material natural, secundario o fabricado que contenga partículas, sueltas o formando un agregado o aglomerado, y en el que el 50 por ciento o más de las partículas en la granulometría numérica presente una o más dimensiones externas en el intervalo de tamaños comprendido entre 1nm y 100 nm”. La definición adoptada recientemente se basa en un planteamiento que tiene en cuenta el tamaño de las partículas que componen un material en vez de su peligro o riesgo. La definición se revisará en 2014 teniendo en cuenta el progreso científico y técnico.La recomendación también cumple un compromiso asumido en 2009 ante le Parlamento Europeo de fijar una única definición que sea aplicable en general a toda la legislación de la UE relativa a los nanomateriales.

En la actualidad, una serie variada de instrumentos legislativos europeos y nacionales regulan los nanomateriales. Sin embargo, las definiciones se han ido formulando caso por caso y varían según los sectores, lo que genera cargas innecesarias para la industria y obstaculiza el debate público sobre los riesgos y ventajas de estas sustancias. Esta recomendación proporciona a los legisladores de la UE una referencia jurídica para los nanomateriales a la hora de adoptar nueva legislación o de aplicar la vigente.

Además, la experiencia del primer plazo de registro (30 de noviembre de 2010) al amparo de REACH, la política global de la UE en materia de sustancias químicas, ha indicado que las empresas necesitaban tener más claras sus obligaciones en cuanto a los nanomateriales, según informa la Comisión Europea. REACH desempeña un papel clave a la hora de generar información sobre las propiedades de los nanomateriales como sustancias químicas. Gracias a la definición adoptada, resultará más fácil para las empresas evaluar sus experiencias de registro y determinar exactamente los casos en que deben considerar que sus productos son nanomateriales.

Continuando con el reglamento REACH, durante el primer trimestre la Comisión Europea decidió prohibir seis sustancias peligrosas para la salud y el medio ambiente. La prohibición entrará en vigor en un plazo de tres a cinco años y podrá levantarse caso a caso, cuando una empresa haya demostrado que su uso científico no es nocivo para la salud ni para el medio ambiente, según establece el proceso de autorización de la norma REACH.

La Comisión adoptó la decisión, concretamente, el pasado 17 de febrero, y es un primer paso en la aplicación del requisito de autorización que establece el reglamento REACH, cuyo objetivo es asegurar que los riesgos derivados de sustancias altamente preocupantes se controlen adecuadamente, así como promover el uso de sustancias más seguras, mediante un proceso continuo durante el cual se irán incorporando sustancias a prohibir en el futuro.

Las primeras sustancias sujetas al proceso de autorización de REACH son cancerígenas, tóxicas para la reproducción o persisten en el medio ambiente y se acumulan en los organismos vivos. Las empresas que deseen vender o usar cualquiera de estas seis sustancias tendrán que demostrar que se adoptarán las medidas de seguridad necesarias para controlar adecuadamente los riesgos, o que los beneficios para la economía y la sociedad son mayores que los riesgos que suponen para la salud y el medio ambiente. Cuando existan sustancias o técnicas alternativas viables, también tendrá que ser presentado un calendario para sustituir dichas sustancias peligrosas.

Por otro lado, a principios del año 2011, la Agencia Europea de Sustancias y Preparados Químicos (ECHA) certificó haber recibido hasta el 3 de enero de 2011, cuando finalizaba uno de los plazos para notificar y etiquetar sustancias químicas, 3.114.835 de notificaciones sobre 24.529 sustancias para el Registro de Clasificación y Etiquetado. De ellas, más de 800.000 provenían de Alemania, más de 500.000 de Reino Unido y casi 300.00 de Francia. En total, más de 6.600 empresas de toda Europa informaron de al menos una sustancia. El siguiente plazo de registro será en 2013.

Otra normativa que sigue su curso de aprobación en la UE es la relativa al Uso y Comercialización de Biocidas en la UE, la cual incluye insecticidas, desinfectantes y repelentes, pero no medicamentos y pesticidas para la agricultura, y que sustituirá la Directiva 98/8/CE. En este último trimestre del año 2011 el Comité de Representantes Permanentes ha aceptado la propuesta acordada con el Parlamento europeo. El texto deberá ser negociado por las tres partes: Consejo, Parlamento europeo y Comisión europea.

El objetivo del reglamento es mejorar el funcionamiento del mercado interior, a través de la armonización de la legislación sobre biocidas, al tiempo que garantiza un alto nivel de protección para la salud humana y animal y del medio ambiente.

El texto se centra principalmente en:

  • El establecimiento a escala comunitaria de una lista de sustancias activas que pueden utilizarse en los biocidas.
  • La concesión de autorizaciones para los productos biocidas.
  • El reconocimiento mutuo de autorizaciones dentro de la Unión Europea con el fin de reducir la carga administrativa de los productos.
  • La comercialización de artículos tratados (que incorporan productos químicos para el control de plagas: no se podrán tratar con productos químicos no autorizados y deberán estar etiquetados según las condiciones especificadas en el Reglamento. Estas obligaciones se aplicaran a todos los artículos tratados con biocidas en el mercado de la UE, incluyendo los importados).

Además, el reglamento introduce la posibilidad de conceder una autorización de productos biocidas a nivel de la Unión Europea, aparte de los actuales sistemas de autorización nacionales. Una primera serie de tipos de producto podría ser autorizada a nivel de la UE a partir de 2013, y a partir de 2020 se espera que la mayoría de productos sigan este procedimiento.

La Comisión presentó su propuesta de reglamento en junio de 2009 con el objetivo de sustituir la actual Directiva 98/8/CE, teniendo en cuenta los avances científicos y tecnológicos actuales. El Parlamento europeo adoptó su posición en primera lectura en septiembre de 2010 y el Consejo adoptó su posición el 21 de junio de 2011.

El Comité de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento europeo adoptó el 4 de octubre de 2011, un proyecto de recomendación, sugiriendo 179 enmiendas a la posición del Consejo en primera lectura. Después de que el Parlamento europeo adopte su posición en segunda lectura (se espera que suceda en enero de 2012), el reglamento será adoptado después oficialmente por el Consejo en la primera mitad de 2012 y se aplicará el 1 de septiembre de 2013, con un periodo transitorio para determinadas disposiciones.

En diciembre

La Directiva de máquinas 2006/42/CE publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea el 9 de junio de 2006 y transpuesta al ordenamiento jurídico interno español por el Real Decreto 1644/2008, de 10 de octubre, incorpora una serie de modificaciones que pueden ser fácilmente desapercibidas pero que tienen un alcance significativo. Una de ellos se produce el 31 de diciembre de 2011, cuando se anula definitivamente la Norma EN 954-1, empleada para justificar el cumplimiento del requisito esencial 1.2.1 de las directivas de máquinas, 98/37/CE, ya derogada, y 2006/42/CE, “Seguridad y fiabilidad de los sistemas de mando”.

Para las máquinas que se pongan en servicio a partir de dicha fecha sólo la Norma EN ISO 13849, mucho más compleja que la EN 954-1, se podrá utilizar para justificar el cumplimiento del requisito esencial 1.2.1. 

En contra de lo que creen muchos usuarios, la nueva directiva les afecta directamente, puesto que el Real Decreto 1215/1997, sobre utilización de los equipos de trabajo en el ámbito de la prevención de riesgos laborales, no define qué es una máquina; es necesario apoyarse en la Directiva 2006/42/CE. Ésta incorpora las definiciones de máquina, cuasi máquina, fabricante, comercialización y puesta en servicio.

Por último, queremos recordar que el Real Decreto 106/2008 de Pilas y Baterías usadas, que afecta tanto a las de uso más frecuente como a las industriales o de automoción, estableció para este año 2011 un índice mínimo de recogida de residuos de pilas y acumuladores portátiles del 25 por ciento del total que se genera.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa