Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO La prevención de la Legionella, una batalla constante

La nueva Norma UNE 100030:2017 cumple un año

20/06/2018 - Milagros Fernández de Lezeta, directora general de ANECPLA
Numerosas personas se ven afectadas por la bacteria de la Legionella en España al año. De hecho, nuestro país se sitúa a la cabeza de Europa en cuanto a casos registrados de legionelosis, junto con Alemania, Italia y Francia, según el último informe del European Center for Desease Control (ECDC), donde se afirma además que los casos de legionelosis registrados en Europa desde el año 2011 a 2015 han ido progresivamente en aumento.

No hay duda de que la Legionella es una cuestión sanitaria de primer orden en nuestro país que es necesaria abordar desde todos los enfoques posibles a fin de encontrar los métodos óptimos que mantengan a raya el riesgo sobre la salud que esta bacteria supone.

Su prevención y control están ampliamente regulados en España. Sin embargo, con todo este bagaje legal a la espalda, podemos comprobar fácilmente cómo la incidencia de la legionelosis en los últimos años ha sido constante, registrando apenas un tímido descenso. Así lo denunció con rotundidad Sebastián Crespí, biológo y miembro del Grupo Europeo de Estudio de Infecciones de Legionella (ESGLI), que forma parte de la European Society of Clinical Microbiology and Infectious Diseases (ESCMID), en la pasada edición de EXPOCIDA IBERIA 2018, donde se abordaron las luces y las sombras que supone este reto de salud pública. 

En la actualidad, es fundamentalmente el Real Decreto 865/2003 de 4 de julio, el que regula los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis en nuestro país. Se trata de una reglamentación importante que, sin embargo, el paso del tiempo, desde su promulgación, ha dejado algo obsoleta. 

Por ello, y con la firme voluntad de reducir la incidencia de esta enfermedad, entró en vigor hace ya un año (el pasado mes de abril), la Norma UNE 100030:2017, en cuya redacción colaboró ANECPLA, proporcionando criterios y orientaciones para la prevención y el control de la proliferación y diseminación de la Legionella a partir de ciertas instalaciones y equipos.

Con un alcance mucho más completo, la nueva norma aborda en sus 116 páginas nuevos procedimientos y protocolos de trabajo actualizados para las 14 principales instalaciones de riesgo, actuaciones según los resultados analíticos de control por instalación, requerimientos voluntarios de la solvencia técnica de las empresas de servicios, y otra serie de indicaciones y procedimientos que acotan y precisan con mayor exactitud el marco preventivo y de control de la Legionella. En definitiva, un instrumento, en nuestra opinión, de gran utilidad para los titulares de las instalaciones, laboratorios, empresas de mantenimiento y tratamiento de agua, así como para las empresas de servicios a terceros e ingenierías y consultores, entre otros.

Creemos firmemente que esta nueva normativa puede ayudar mucho en la prevención de los casos de legionelosis. Sin embargo, con apenas 12 meses de vida aún nos encontramos en la fase de definición de competencias en relación con el Real Decreto y a la espera de respuestas por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, al respecto.

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa