Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
Valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
Tu valoración
  • Actualmente 0 de 5 Estrellas.
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5
ARTÍCULO TÉCNICO

Novedades legislativas, en productos químicos

03/02/2020 - Antonio Alberola, Director de Producto de Cleanity.
Tras la publicación del Reglamento REACH en 2006 y del Reglamento CLP en 2008, el Reglamento de Biocidas de 2012 supuso el tercer gran reglamento europeo de interés para el sector de productos químicos y, concretamente, para el sector de los productos de limpieza y desinfección.

Tras la publicación del Reglamento REACH en 2006 y del Reglamento CLP en 2008, el Reglamento de Biocidas de 2012 supuso el tercer gran reglamento europeo de interés para el sector de productos químicos y, concretamente, para el sector de los productos de limpieza y desinfección.

Aunque los tres reglamentos están bastante arraigados y son relativamente maduros, es ampliamente conocido que ninguno de ellos es un reglamento estático, más bien todo lo contrario. Estas legislaciones son sometidas a constantes discusiones, revisiones y adaptaciones por parte de la Comisión Europea y de los Estados miembros. Es lógico que sea así, dado que su propósito común es el de garantizar un elevado nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente, así como la libertad de circulación de las sustancias, las mezclas y los artículos. Por tanto, es necesario estar al día en cuanto a propiedades intrínsecas de las sustancias y mezclas, así como de los posibles nuevos efectos adversos para la salud y el medio ambiente.

Por lo que respecta al Reglamento de Biocidas (Reglamento nº 528/2012), las principales novedades que afectan al sector vienen como consecuencia del Programa de Revisión de Sustancias Activas, que se alargará hasta finales del 2024 y que marcará qué sustancias con actividad biocida pueden ser comercializadas a partir de dicha fecha. 

Tras la revisión y evaluación de una sustancia activa, los Estados miembros llegan a la decisión de aprobación o no aprobación de ésta, fijando una fecha de aprobación para cada sustancia específica. Antes de la fecha de aprobación, las empresas interesadas en la comercialización de productos que la contengan deberán haber presentado el dossier de producto biocida para su evaluación y autorización. Sin la realización de este trámite, no podrán seguir en el mercado los productos biocidas autorizados conforme al procedimiento nacional.

Haciendo mención a otro de los grandes reglamentos europeos, el Reglamento REACH (Reglamento nº 1907/2006), relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de sustancias y mezclas químicas, una de sus grandes implicaciones es el registro de sustancias en fase transitoria, lo que permitió a los productores de sustancias que ya existían en la Comunidad Europea antes de que el REACH entrara en vigor, un mayor plazo para su registro. El último periodo de registro finalizó en el mes de mayo de 2018 y, desde entonces, las nuevas sustancias puestas en circulación, deben registrarse directamente en la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA) sin posibilidad de acogerse a un periodo transitorio.

Residuos plásticos

Sin embargo, el registro de sustancias no es la única implicación derivada de este reglamento. En los últimos años, existe una creciente preocupación por la presencia de residuos de plástico en el medio ambiente, sobre todo en mares y océanos, y sus posibles efectos a medio y largo plazo sobre los seres vivos y los ecosistemas. Este hecho ha llevado a varios Estados miembros de la UE a proponer prohibiciones sobre el uso de estos microplásticos y ha desencadenado la publicación, por parte de la ECHA, de un borrador para la restricción de los microplásticos añadidos deliberadamente a los productos. Se espera que dicha restricción se publique como una modificación del Anexo XV del Reglamento REACH.

Los microplásticos se utilizan en productos comercializados en la Unión Europea, como pueden ser: cosméticos, detergentes, productos de mantenimiento, pinturas, plásticos, adhesivos, etc. Estas partículas son utilizadas como agentes abrasivos (exfoliantes), antiespumantes, emulsionantes, controladores de la viscosidad (espesantes), del aspecto (opacificantes) y de la estabilidad, entre otros. 

Para leer el artículo completo accede a este enlace

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa