Limpiezas Edición impresa Ver sumarios Suscribete
ARTÍCULO TÉCNICO

Un año intenso para el sector de los residuos

15/01/2016 - Luis Palomino, secretario general de la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales - ASEGRE
El año 2015 nos ha traído una intensa actividad legislativa que, sin duda, tendrá consecuencias tanto para los productores de residuos como para los gestores de los mismos.

Habiendo sido un año intenso en el sector de los residuos, de 2015 cabe destacar dos aspectos. Por un lado, la nueva planificación española sobre residuos (PEMAR) aprobada en el mes de noviembre, que establece las directrices de la gestión de residuos para todas las Comunidades Autónomas. Desde la Asociación de Empresas Gestoras de Residuos y Recursos Especiales, ASEGRE, destacamos de este plan, el reconocimiento que hace en la mayoría de sus líneas para que se intensifiquen las actuaciones en materia de inspección y control, algo indispensable para que se eviten las malas prácticas existentes en la actualidad. Y por otro lado, también cabe reseñar la aprobación de las normas españolas sobre traslado de residuos y sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, así como las nuevas normas europeas sobre clasificación de los residuos como peligrosos y sobre etiquetado. 

De todas ellas, merece la pena detenerse brevemente en las que tienen un carácter más horizontal. Una de ellas es el Real Decreto de traslado de residuos, que determina la trazabilidad que deberán seguir los residuos en sus traslados entre comunidades autónomas, e indica que las comunidades deberán establecer un sistema semejante para aquellos traslados que se realicen dentro de su territorio. Este Real Decreto establece un régimen general para todos los traslados de residuos, y otro régimen específico para determinado tipo de residuos, por ejemplo los peligrosos, y por tratamientos, como es el caso de la eliminación.

El régimen general establece la existencia previa de un contrato de tratamiento y que el residuo en su traslado esté acompañado en todo momento de un documento de identificación, que sustituye al documento de control y seguimiento. Y el régimen específico añade el requisito de notificación previa del traslado a las Comunidades Autónomas. El real decreto también regula los motivos por los cuales las administraciones podrán oponerse a los traslados. Para facilitar la aplicación de esta norma se está desarrollando una aplicación telemática que se prevé que esté finalizada en 2016. Esta aplicación telemática debería facilitar los indicados trámites, garantizar la trazabilidad de los residuos y reducir la carga administrativa.

La otra normativa destacable por su transversalidad es la relativa a los cambios en los criterios de peligrosidad y de etiquetado de los residuos. Las características de peligrosidad pasan a denominarse HP (Hazardous Properties), y se incluyen cambios en la forma en que se determinan. Además, para la identificación de los riesgos de los residuos peligrosos mediante los pictogramas que se realizan en el etiquetado, se deben seguir las normas internacionales y comunitarias vigentes, según lo establecido por el Reglamento (CE) 1272/2008 del Parlamento y del Consejo de 16 de diciembre de 2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas. Es importante recordar que la responsabilidad de la caracterización de los residuos es del productor y, en este sentido, cabe esperar que las administraciones autonómicas exijan en 2016 con mayor intensidad la adecuada caracterización de estos residuos.

Finalmente, la novedad que sin duda será más decisiva es la estrategia de economía circular de la Unión Europea que supondrá la revisión de numerosas directivas a lo largo de los próximos años. La Comisión Europea presentó el 2 de diciembre su propuesta, que incluye una comunicación y un plan de acción con 51 medidas dirigidas al sector manufacturero, consumo, gestión de residuos, materias primas secundarias, innovación, y a cuestiones específicas como los plásticos, residuos de alimentos, materias primas críticas, construcción y demolición, así como biomasa.

Con seguridad, la medida que mayor efecto tendrá sobre el sector de residuos es la revisión legislativa que supone la modificación de las directivas sobre los residuos, residuos de envases y embalajes, vertederos, vehículos fuera de uso, baterías y acumuladores y residuos de aparatos eléctricos y electrónicos. Entre las propuestas destacan los nuevos objetivos de preparación para la reutilización y reciclaje de residuos municipales, residuos de envases y residuos de construcción y demolición, así como la limitación para 2030 del depósito en vertedero de los residuos municipales hasta el 10 por ciento de los generados.

Accede al contenido completo de este artículo en este enlace

Palabras clave:

Volver

Servicio de ALERTAS

Con nuestro servicio GRATUITO de ALERTAS, tú decides la información que te interesa