Bórax: qué es y qué usos tiene

Gertrudis Bujalance

¿Es la primera vez que te cruzas con esta palabra? Tal vez te suene a veneno de película, pero lo cierto es que el bórax tiene un rol destacado en la limpieza del hogar. Como explicamos en este artículo, reúne un conjunto de aplicaciones variadas, resultando especialmente conveniente para retirar impurezas, gracias a sus virtudes higiénicas y bactericidas. Y te permite ahorrar el dinero que cuestan otros de productos de limpieza, cuando el bórax sirve como sustituto de todos ellos, siendo a menudo más eficaz.

Usos del bórax en la higiene doméstica

Como desinfectante y limpiador se comercializa en formato polvo y tiene propiedades antisépticas y antibacterianas. Tal vez no seas consciente de que forma parte de varios productos usados a diario en la limpieza doméstica. Es altamente eficaz para higienizar determinadas zonas de la casa y limpiar a fondo utensilios de cocina tipo cazos y sartenes. Pero también para eliminar malos olores e incluso desbloquear tuberías.

Nueve aplicaciones del bórax para tu casa

1. Limpiador multiuso. Apto para cualquier habitación desde el aseo hasta la cocina y cualquier superficie desde paredes hasta suelos, pasando por bañeras, duchas, lavabos, pilas, encimeras, azulejos. La proporción adecuada es dos cucharadas de bórax por dos tazas de agua en un frasco atomizador que te permita aplicarlo con facilidad.

2. Pesticida contra plagas de insectos y roedores. Combinado con azúcar, puedes esparcir el bórax bajo el mobiliario de tu vivienda o por el jardín para ahuyentar a las hormigas, cucarachas, pulgas y chinches. Además, también evitará la presencia de ratones.

3. Ambientador natural que suprime los malos olores. Sirve para solucionar las pestilencias de objetos domésticos como el cubo de basura, la nevera o los habitáculos de las mascotas. Recomendamos esparcir bórax en el lugar problemático y a continuación llenarlo de agua, dejando pasar varios minutos a fin de permitirlo actuar.

4. Desatascador de cañerías. Basta diluir en vinagre blanco o vinagre de limpieza un cuarto de taza de bórax y un cuarto de taza de sal, pudiendo añadir una cucharada de sal. Tras echarlo en el conducto obstruido, vierte un litro de agua hirviendo. En media hora tendrás los desagües de tu casa libres de obstáculos.

5. Secante y deshumidificador anti-moho y antióxido. Compuesto eficaz para suprimir los efectos de la saturación acuosa en lugares donde pueda darse, como las paredes de los baños y de las cocinas. La proporción adecuada es una taza de bórax por un litro de agua, siendo recomendable echar el líquido resultante en una botella de formato espray.

6. Detergente casero para la ropa. Disuelto en agua, elimina las manchas de tus prendas. La composición que sugerimos es dos tazas de jabón neutro en polvo, una taza de bicarbonato de sodio y una taza de bórax. En el caso de las alfombras, quedan inmaculadas.

7. Herbicida. Útil para acabar con la maleza y hierbajos que salen en las grietas y rendijas del jardín. Puedes rociarlo mezclado con agua en un envase pulverizador con cuidado para que no afecte a tus propias plantas.

8. Conservante de flores. Para evitar que se marchiten y prolongar su frescura, espolvorea sobre ellas una parte de bórax con dos partes de harina de maíz.

9. Abrillantador de porcelana. Puedes pulir tus piezas de cerámica, loza y acero inoxidable agregando una taza de bórax en polvo a un cuarto de taza de zumo de limón, restaurando su aspecto original. Con esta solución podrás desinfectar vajillas, sartenes, ollas, cubiertos y limpiar en profundidad el horno y el lavaplatos.

Cómo se forma y dónde se encuentra en nuestro planeta

Es el nombre comercial de la sal de boro, también conocido como borato de sodio, que existe en la naturaleza como mineral incoloro, con aspecto de cristal blanco. El bórax se origina de forma natural por la evaporación continua de las lagunas salinas estacionales, que son cerradas y de agua salada. Los mayores depósitos están en Boron, California y otros lugares del sudoeste de Estados Unidos, así como Bolivia, Chile y Tíbet. En nuestro país hay bórax en algunos lugares del sureste de España, sobre todo en la provincia de Almería.