limpiezas 108 - page 22

22
Café de
redacción
Limpie
Z
as
/
Febrero 2014
Contar con un solo proveedor”. Por eso,
nos explica que, “las grandes empresas
nos juntamos para licitar como una sola
en forma de UTE”.
Pero para recuperar otras valías es ne-
cesario apostar firmemente por el valor
y la imagen de la profesión, y esto pasa
por la formación y controlar y reducir el
absentismo, dos parámetros que influ-
yen directamente en el perfil que ofrece
el sector a la sociedad y a sus clientes.
Los profesionales también se quejan
de los indicadores con los que los clien-
tes valoran el servicio, para el sector de la
limpieza de edificios y locales “somos un
comodity
”, no se envía la misma imagen
que, pueden recoger los clientes sobre
el servicio en la limpieza industrial, que
repercute, en muchos casos, como en el
sector alimentario, directamente sobre la
calidad y seguridad del producto.
En general, en cuanto a los cobros, las
empresas de servicios han experimenta-
do una cierta mejoría. Se han dado pa-
sos respecto al escepticismo que había
en la negociación con el cliente o la pe-
tición del cumplimiento de la ley.
En breve las empresas recibirán un
nuevo plan de pago a proveedores que
pondrá fin a la deuda acumulada hasta
mayo de 2013 y se espera un régimen
sancionador. El conflicto, principalmen-
te, se ubica en la Administración local y
atendían al personal, y el sector solici-
taba licitaciones que contrataran servi-
cios. “Ahora queremos que no solo nos
contraten precios, sin tener en cuenta
personas”, recuerda Manuel Casteleiro.
A
horro
de
costes
El valor único que maneja el sector es
palpable. Desde ASPEL su demanda es
muy clara: “Tiene que haber una legisla-
ción contra el límite del precio y la baja-
da desproporcionada”. Emilio Arce sacó
a colación los concursos globales, que
también se producen en el sector priva-
do. Las multinacionales están buscando,
según su opinión, los contratos globales,
“no tanto por una cuestión de ahorro de
costes, si no más bien por el control.
que pasado un tiempo sería algo norma-
lizado. “Además también nos obligaría
a realizar otros cambios, porque con la
eliminación de la subrogación surgiría la
formación, que hoy en día realmente no
hacemos”. No obstante, insistió en que
“ahora no es el momento e ISS no va a
liderar ese cambio”.
Otro motivo que incitaría a los conve-
nios de empresa es la falta de flexibilidad
laboral, que, argumentan, “necesitan los
clientes”, dado que, por ejemplo, estos
no entienden la subrogación como una
virtud del sector.
El sistema de subrogación de perso-
nal siempre ha existido, nos explican
los profesionales más antiguos del
sector. El problema ha surgido cuando
resulta necesario realizar reducciones
de personal. De hecho, muchos asegu-
ran que la subrogación ha protegido al
sector, aunque genera cierto riesgo. A
su vez, producir en estos momentos un
cambio en un sistema tan implantado,
también les suscita incertidumbre. La
clave es que las empresas son cons-
cientes de que tomar decisiones sobre
la subrogación implica gestiones de mi-
les de millones de euros.
Estos mismos profesionales, fruto de
su experiencia, rememoran aquellos
años en los que los contratos públicos
1...,12,13,14,15,16,17,18,19,20,21 23,24,25,26,27,28,29,30,31,32,...108
Powered by FlippingBook