ASPEL anuncia el despido de sus empresas asociadas a los supermercados Carrefour y de 50 trabajadores

ASPEL en Carrefour.
ASPEL

La Asociación Profesional de Empresas de Limpieza (ASPEL) ha anunciado el despido, a partir del 1 de julio, de tres de sus empresas asociadas al grupo Carrefour. Los establecimientos que han llevado a cabo esta expulsión son las de Cartaya, Lérida, Villanueva de la Serena, Huesca, Sa Coma, Son Cotoner, Santa Pola, Lalín, Manzanares y Jaca. Precisamente, en ellos se ha suprimido el servicio debido a una decisión de la propia empresa alimentaria y, en consecuencia, comenzarán los despidos de 50 trabajadores.

Así lo ha manifestado el presidente de ASPEL, Juan Díez de los Ríos, quien ha explicado que “esta expulsión se debe a que las propias empresas del sector que venían prestando el servicio a Carrefour, no han aceptado reducir el coste del servicio en un 35%, como venía reclamando la compañía”.

En este sentido, Díez de los Ríos ha subrayado que “en ningún caso esta expulsión se debe a un cese de actividad por parte de nuestras empresas, sino a una decisión que ha tomado Carrefour de internalizar el servicio de limpieza en beneficio propio”. Con respecto a los trabajadores, ha alertado de que si sigue este procedimiento de asumir las tareas de limpieza en los 170 centros “se verán perjudicados un total de 1.300 empleados ya que existe un vacío legal en la legislación laboral en relación a la subrogación de plantillas cuando el servicio pasa de estar externalizado a asumirse de manera interna”.

En este contexto, la patronal de limpieza ha hecho un llamamiento a los sindicatos para que no pasen por alto el peligro que puede suponer traspasar el trabajo de las personas limpiadoras a los propios empleados de Carrefour (cajeros, reponedores, auxiliares) y más en un momento en el que la salud pública y la seguridad de todos está en el punto de mira debido al COVID-19.

De hecho, ASPEL ha hecho saber que la cadena de supermercados “carece de personal propio que tenga la condición de limpiador y, por tanto, a su juicio, no podrán asumir la realización de dicho servicio con su personal actual, en su mayoría profesionales del sector de hipermercados”.

Por último, ASPEL ha asegurado que como patronal representante de la mayoría del sector de limpieza seguirá denunciando las malas prácticas en la contratación del servicio por subastas y recortes. “No podemos recibir aplausos por ser esenciales y a los dos minutos reducir de forma vertiginosa el servicio y decir que no afecta a la higiene y desinfección, cuando la realidad es que se persiguen ahorros independientemente de la calidad”, ha concluido Díez de los Ríos.