Foto recurso hombre mujer.
ASOBIOCOM ASOBIOCOM ASOBIOCOM

Biocompostables, la solución más sostenible y eficiente para la limpieza profesional

Bolsa Asobiocom biocompostables

En una sociedad cada vez más concienciada con la sostenibilidad y la economía circular y en la que las directrices de economía circular han hecho aflorar iniciativas ciudadanas para reducir el uso de los plásticos, la industria en general, y la de los plásticos en particular, desarrolla soluciones que minimicen su huella ambiental sin perder la funcionalidad de sus productos mediante iniciativas de investigación, desarrollo e innovación.

Para el sector de los plásticos, los materiales biodegradables y compostables son la solución más sostenible y eficiente para aquellas aplicaciones en las que aportan valor, entre ellas la de la limpieza. Uno de los principales objetivos de la industria es reducir al máximo la cantidad de desechos mal gestionados; y en ese ámbito, los plásticos biocom tienen un punto muy importante a su favor: se depositan en el contenedor de restos orgánicos, evitando tener que separarlos de otros residuos y facilitando su tratamiento.

Un plástico biodegradable experimenta reacciones de degradación como consecuencia de la acción de microorganismos como las bacterias, los hongos o las algas. Esta biodegradación se produce al final de su ciclo de vida y puede darse en el agua, en el suelo o en compostaje. Un plástico biodegradable compostable está preparado para asimilarse en un proceso de compostaje y que da lugar a la formación de dióxido de carbono, agua y biomasa a una velocidad similar a la de la materia orgánica y sin generar residuos tóxicos.

En el ámbito de la limpieza, los plásticos biodegradables compostables se utilizan para varios productos que facilitan mucho la gestión. Por ejemplo, en los servicios de catering y hostelería, el uso de cubiertos, vasos o platos biocom evita tener que separarlos de los restos de alimentos para su tratamiento. Y si se deposita todo en fundas para contenedores biodegradables, el proceso se facilitará todavía más, aumentando también la calidad del compost final que podrá utilizarse en el sector agrícola al no presentar restos impropios no orgánicos.

También destacan los plásticos hidrosolubles, que además de biodegradarse en condiciones de compostaje industrial, son solubles en agua, cumpliendo con la norma ASTM D6691. Este tipo de plásticos se utilizan a día de hoy para bolsas de lavandería hospitalaria y como film para envasado de detergentes concentrados, entre otras aplicaciones. El fin de vida de estos materiales depende de la aplicación para la que se diseñen, siendo en algunos casos la propia desaparición e integración en el medio ambiente tras su uso.

Utilidad actual de los biocompostables

La pandemia que estamos viviendo actualmente ha puesto de manifiesto la utilidad de algunos productos como las bolsas de lavandería hidrosolubles, que se disuelven por completo en pocos minutos. Así, cuando termina el ciclo de lavado, la ropa ha quedado desinfectada y la bolsa disuelta en el agua. La industria también ha utilizado estos materiales para fabricar monos de trabajo hidrosolubles, que también se han utilizado mucho en hospitales durante la pandemia.

El caso del film para envasado de dosis de productos desinfectantes o detergentes concentrados es quizá la aplicación más conocida por la popularización de los detergentes de lavadora en formato pod, que pueden disolverse incluso en agua fría, algo fácilmente extrapolable a la limpieza industrial.

Para Alfonso Biel, presidente de ASOBIOCOM, los biocom son un ejemplo de que “la innovación está en el ADN de esta industria: un sector comprometido que avanza para ofrecer seguridad, funcionalidad y sostenibilidad”. Son estos aspectos demandados por la ciudadanía y necesarios para mantener la calidad de vida que requiere hoy en día nuestra sociedad.

Otro uso de los plásticos biocom para la higiene tanto industrial como doméstica es el de las bolsas biodegradables compostables que cada vez se popularizan más en los supermercados, especialmente para la sección de frutas y verduras. La colocación de contenedores para restos orgánicos en comunidades autónomas como País Vasco, Navarra, Cataluña o Madrid hace que se utilicen cada vez más en los hogares, pues si estos restos se depositan en bolsas compostables, no habrá que separar el continente y el contenido en las instalaciones de compostaje, disminuyendo la necesidad de pretratamiento y evitando la pérdida de materia orgánica.

bolsas biodegradables compostables

Todos estos ejemplos son muestra de que los plásticos biodegradables compostables se usan en aplicaciones muy concretas en las que facilitan la gestión de los residuos. Su objetivo no es sustituir a los plásticos tradicionales en todas las aplicaciones, sino que se utilicen en aquellas en las que la biodegradabilidad y la gestión junto con la orgánica aportan valor.

Ese valor extra queda demostrado en las aplicaciones para el sector de la limpieza profesional, industrial y doméstica, ya que estos materiales pueden volver a la tierra sin dejar ningún tipo de impacto negativo y facilitando el trabajo durante los procesos de recogida y tratamiento de los residuos.