Fundación Grupo SIFU subvenciona con la Beca Superarte a 8 artistas con discapacidad para completar su formación musical

Beca Superarte.
Fundación Grupo SIFU

Fundación Grupo SIFU ha anunciado los ganadores de la Beca Superarte, que permitirán financiar los estudios de música y danza de personas con discapacidad. Dotadas con un valor de hasta 2.000€, estas becas tienen como objetivo enriquecer el mundo artístico, favoreciendo la integración de personas con diversidad funcional. Los ganadores pertenecen a las provincias de Albacete, Ciudad Real, Barcelona, Alicante, Gerona, Sevilla y la Comunidad de Madrid. Todos ellos serán partícipes en proyectos de arte inclusivo que organiza la Fundación Grupo SIFU gracias a las Becas Superarte. Y, además, la Fundación ha concedido una beca especial a un trabajador del Grupo SIFU para su formación en estudios de guitarra.

Antonio Belmonte ha estado vinculado a la música desde que era un niño, ya que su familia apostó por la educación musical como proyecto de vida. El albaceteño, autista y con una discapacidad del 67 por ciento, ha ofrecido a sus 19 años más de 100 conciertos benéficos con su grupo ‘Alhambra Albacete’ y con varias orquestas. Maestro del contrabajo, ha terminado sus estudios en el Grado Elemental y Profesional en Contrabajo en el conservatorio Tomás de Torrejón y Velasco. Además, Antonio está matriculado en 2º Grado Profesional de guitarra y también toca el piano. Gracias a la Beca Superarte, podrá continuar con sus estudios de guitarra en el Conservatorio Profesional Tomás de Torrejón y Velasco de Albacete.

Mónica López disfruta con sus dos disciplinas favoritas: el canto y la música. Con una discapacidad física del 34 %, la intérprete de Ciudad Real cursa el grado profesional de Canto en el Conservatorio Marcos Redondo de su ciudad, donde ya está especializada en piano. Ha participado como intérprete como cuerda de soprano en un coro participativo del I Mesías de Haendel en The Royal Albert Hall. También fue seleccionada en un grupo de 30 personas en The Royal Academy of Music en Londres. Mónica aprovechará la Beca Superarte para continuar perfeccionando sus dotes de canto en el Centro Superior de Enseñanza Katarina Gurska en Madrid.

Èric Díaz es el becado más joven de la segunda edición de las Becas Superarte. Diagnosticado de un Trastorno del Espectro Autista (TEA), este barcelonés de 13 años ha participado en un buen número de actos, como la GALA + IN de la Fundación Grupo SIFU. Empezó a tocar el violonchelo cuando tenía tres años con Eulàlia Subirà, profesora que depositó su confianza en él y con la que ha conseguido progresar. Éric utilizará la beca para continuar con sus estudios en el Conservatorio de música de Vic y en el Conservatorio de Bellaterra El Musica.

Andrea Zamora, alicantina de 22 años y con discapacidad visual, debe su relación a la música a su familia. Con cuatro años, sus padres le regalaron un piano de juguete, mientras su hermana estudiaba saxofón. Tres años después, actuó en directo en Radio Clásica (RNE) en el Día Europeo de la Música. Debutó como concertista de piano a los once años con la Orquesta Sinfónica Región de Murcia, obteniendo en los años siguientes varios premios en concursos nacionales e internacionales. Andrea utilizará la beca para estudiar en el Conservatorio Superior de Música ‘Óscar Esplá’ de Alicante.

Categoría Danza

Nicoleta Stefania Paun, con una discapacidad motriz, está especializada en danza contemporánea. Nacida en Rumanía, en la actualidad vive en el pueblo de Celrá (Gerona), donde ha pasado ocho años en la escuela municipal de danza con la profesora Neus Canalies. Debido a su discapacidad, Nicoleta ha descubierto nuevas formas para moverse y expresarse a través de la música y de la danza, y sueña con aprender pedagogía de la danza. Ahora, a sus 20 años, aprovechará esta beca para continuar sus estudios en la Escuela Municipal de Danza de Celrà, en la modalidad de danza contemporánea.

Sara Elizabeth Gómez, sevillana de 25 años con una discapacidad visual, vive por y para la danza. Más allá de sus primeras clases de sevillanas, fue inscrita a los nueve años en el Conservatorio Profesional de Danza de Sevilla Antonio Ruiz Soler. En 2013, después de su formación en el Grado Profesional de Danza Española, empezó a trabajar como docente e intérprete con la compañía profesional Danza Mobile. Sara, también graduada en fisioterapia, utilizará la Beca Superarte para seguir formándose en Barcelona de la mano de Jordi Cortés.

Pedro Gómez está especializado en danza contemporánea, danza-contact y danza de improvisación. El madrileño, diagnosticado de un Retraso Mental Moderado de etiología no filiada, empezó a acudir en 2012 a las clases de danza de la Asociación Dan Zass en el barrio de Carabanchel. Ha participado en la representación de la obra Vestigio y ha recibido formación en teatro con el objetivo de mejorar sus técnicas de expresión corporal. Pedro busca dejar su discapacidad a un lado para potenciar así sus capacidades y utilizará la Beca Superarte para continuar sus estudios en la Asociación Dan Zass.

Yolanda Torosio cuenta con una fantástica trayectoria como bailarina y coreógrafa. La ciudadrealeña, diagnosticada con un daño cerebral después de sufrir un ictus, ha participado en musicales como Hoy no me puedo levantar o Jesucristo Superstar, en la película Hable con ella de Pedro Almodóvar o en vídeos musicales de David Bisbal o Melendi. Además, actúo en la serie Gigantes de Movistar+ interpretando a Sol. Ha desarrollado la actividad Danzen, que busca mejorar la flexibilidad, el ritmo o la coordinación de personas con o sin discapacidad. Ahora Yolanda, va a utilizar la beca para formación en danza clásica en el Conservatorio de Música y Danza de Valdepeñas como medio para su rehabilitación.

Beca extraordinaria

Por último, la beca extraordinaria ha sido entregada a José Luis Gómez, un trabajador del Grupo SIFU diagnosticado de la enfermedad de Crohn y con un 44 % de discapacidad. Amante de la guitarra en todas sus disciplinas, José Luis ha aprendido a tocar la guitarra española, eléctrica y acústica. Este madrileño de 41 años quiere encontrar un trabajo relacionado con la música. Aprovechará esta beca extraordinaria de la Fundación Grupo SIFU para aprender teoría musical y a producir en la madrileña Escuela de Música Atalanta.