Jesús Martín PresidenteAFELIN/AELMA

"AFELIN se debe a sus asociados por lo que mi primera actuación es apoyarlos"

Jesús Martín_aelma2019

Jesús Martín ha sido nombrado presidente de la federación tras ser votado en su asamblea nacional. Martín lleva más de catorce años en el mundo asociativo, siendo presidente de la asociación madrileña (AELMA). Este año en mitad de la pandemia seguirá persiguiendo como objetivo revertir la sentencia del Tribunal Supremo sobre la subrogación en el sector, y que el sector se vea beneficiado “de las ayudas que la Unión Europea otorgará a España como parte del Plan de Reactivación Económica derivado de la pandemia”, explica.

¿Cuáles son los objetivos con los que emprende esta nueva etapa en AFELIN?

Mis objetivos no son diferentes a los que me he marcado en AELMA, ya que los problemas y retos son comunes.

En primer lugar, AFELIN se debe a sus asociados por lo que mi primera actuación es apoyarlos, defenderlos, representarlos, informarlos puntualmente, en definitiva, ayudarles a sobrevivir a esta crisis y a afrontar otros riesgos que tiene el sector con independencia de la pandemia.

En segundo lugar, tenemos el reto de revertir la sentencia del Tribunal Supremo de 27 de septiembre de 2018, que supone un cambio de 180º de la doctrina que hasta ese momento se aplicaba en España sobre la subrogación. He reiterado en numerosos foros lo injusto de esta decisión para sectores como el nuestro, que descansan, esencialmente, en la mano de obra. Hemos iniciado varias líneas de trabajo para conseguirlo tanto en España como en Europa.

En tercer lugar, voy a poner todo mi empeño, desde AFELIN para que nuestro sector sea receptor de las ayudas que la Unión Europea otorgará a España como parte del Plan de Reactivación Económica derivado de la pandemia. Durante la época más dura de la pandemia, hemos estado ‘a las duras y a las maduras’ y ahora toca que el Gobierno se acuerde de nosotros y ayude a que nuestras empresas no desaparezcan.

Según el último informe sobre la industria de limpiezas elaborado por la consultora DBK, nuestras empresas verán reducida su facturación un 5% durante el bienio 2020-2021. Personalmente, pienso que la cifra se queda corta en muchos casos, eso por no hablar de los centenares de empresas y puestos de trabajo que habrán desaparecido a causa de esta crisis. Por eso, resulta primordial que nuestro sector sea beneficiario de esas ayudas porque para muchas empresas será la única vía que tengan para sobrevivir y, por tanto, para seguir pagando las nóminas e impuestos.

Otro de los retos que nos hemos marcado en la Junta Directiva de AFELIN es conseguir que mejore la financiación de las asociaciones, para hacerlas más fuertes y para que tengan mayor capacidad de representatividad para defender los intereses del sector. Las asociaciones deben ser el instrumento para motivar cambios que protejan a los empresarios, que son los que verdaderamente generan empleo y, por lo tanto, son el motor económico de este país.

Es muy probable que durante este mandato se tenga que participar en las negociaciones del Convenio Sectorial Nacional, así que será todo un reto que dicho convenio recoja la difícil situación económica derivada de la pandemia.

«Voy a poner todo mi empeño para que nuestro sector sea receptor de las ayudas que la Unión Europea otorgará a España como parte del plan de reactivación económica derivado de la pandemia»

¿Qué labor está llevando a cabo AFELIN en el marco del Covid-19?

AFELIN, junto a ASPEL, son las dos grandes asociaciones que han liderado la crisis del Covid-19 y han representado los intereses del sector. Desde un primer momento, el conjunto del sector entendió que todas las peticiones debían canalizarse desde una única voz (en este caso AFELIN y ASPEL) y así se ha hecho. Gracias a estas patronales hemos mantenido línea directa con las instituciones en el pico más duro de la pandemia, exigiendo EPIS y trabajando para que nuestra actividad fuese declarada servicio esencial, de modo que pudiésemos seguir trabajando para parar el contagio.

Aprendimos a marchas forzadas, como prácticamente todos los profesionales, porque todos nos hemos enfrentado a algo completamente desconocido y para lo que no estábamos preparados. Ahora que ya contamos con más información y con las medidas de protección adecuadas, nuestra tarea como patronal nacional está enfocada en prestar toda la ayuda posible a las empresas para no dejarlas caer.

En su opinión, ¿cuál está siendo el papel del sector de la limpieza e higiene profesional en la lucha contra esta pandemia?

Las empresas de limpieza han asumido el reto de participar activamente en la lucha contra la pandemia y ello ha posibilitado que el sector haya contribuido notablemente a la contención de su expansión a través de los medios humanos y técnicos, los cuales han sido puestos a disposición de sus clientes, para superar la crisis. Objetivamente creo que hemos y estamos haciendo un trabajo excepcional y que, por primera vez, se ha visibilizado y reconocido, lo cual es muy gratificante teniendo en cuenta que nos hemos jugado el tipo.

Hasta la llegada de la vacuna, hemos visto que el único antídoto eficaz para contener el virus ha sido limpieza, limpieza y limpieza, así que nuestra labor, salva vidas y eso son palabras mayores.

«La ampliación de los ERTES es vital para salvar a empresas y sectores que se han visto especialmente castigados por la pandemia»

En su experiencia, ¿cómo afectará al sector esta tercera ola? ¿Y cómo afectará la ampliación de los ERTEs hasta el final del Estado de Alarma?

La economía está tremendamente tocada y, aunque habíamos puesto todas nuestras esperanzas en la llegada de la vacuna, ahora descubrimos que no es la panacea y que recuperar la antigua normalidad se hace cada vez más difícil. La tercera ola acentuará, aún más, las dificultades por las que están atravesando muchas empresas, muchas de las cuáles ya no tienen pulmón financiero para seguir alargando su agonía, por lo que, desgraciadamente, veremos cómo la pandemia se las llevará por delante.

La ampliación de los ERTES es vital para salvar a empresas y sectores que se han visto especialmente castigados por la pandemia y el Gobierno tiene la obligación de seguir extendiéndolos hasta que no volvamos a una senda de crecimiento. De ello dependerá la rapidez con la que se vacune a la población y espero, por el bien de todos, que el Ejecutivo acelere en su estrategia de vacunación. Sería una auténtica pena que lo más difícil, que es crear una vacuna, lo hayamos conseguido en tiempo récord y que dejemos pasar la oportunidad de inmunizar a la población porque el Gobierno no sepa gestionar la logística. Es demencial, lo mires por donde lo mires.

Jesús Martín. AFELIN
Jesús Martín, presidente de AFELIN y AELMA.

«Hemos sabido dar una respuesta eficaz en el momento más convulso de nuestra historia reciente y eso es un gran avance como sector»

Como conclusión, ¿cuál ha sido el aprendizaje del sector en los meses pasados?

La experiencia más gratificante aprendida (después de lo terrible que ha sido y está siendo todo) es la respuesta del sector. Nadie ha titubeado en ningún momento, nadie se ha echado atrás, y mira que no han faltado las piedras en el camino. Hemos sabido dar una respuesta eficaz en el momento más convulso de nuestra historia reciente y eso es un gran avance como sector. Al fin hemos podido quitarnos los complejos y hemos dado un paso al frente para proteger a la sociedad.

Recientemente, los empresarios del sector en Madrid han trasladado su necesidad de actualizar el precio de sus servicios. ¿Qué está sucediendo con el servicio de limpieza, por qué han tenido que tomar esta decisión?

Hace dos años firmamos un Convenio Colectivo con vigencia hasta finales de este año, en el que, con el fin de alcanzar la paz social, se pactó una subida salarial a los trabajadores que debemos cumplir. Y debemos cumplirla porque, primero, es nuestra obligación legal y, segundo, porque moralmente es ineludible después del excelente trabajo que ha desempeñado todo el personal de la limpieza durante los meses más aciagos de la pandemia.

De forma natural, los empresarios, como es nuestra obligación, haríamos un esfuerzo por cumplir con el acuerdo, pero el contexto provocado por la pandemia ha cambiado las reglas del juego de todo y para todos. Las empresas se han visto obligadas a adaptar sus servicios (no con pocas dificultades organizativas), a las exigencias puntuales de los clientes, aceptando la modificación de los contratos en vigor en función de las necesidades de éstos y como consecuencia de los cierres o las suspensiones de actividad a las que se han visto abocados, muy a su pesar. Pese a todo, los empresarios hemos actuado con responsabilidad y generosidad asumiendo reducciones en las prestaciones comprometidas con nuestros clientes, por causa de la necesaria adecuación al régimen de teletrabajo de sus empleados. Por si esto no fuera poco, muchas empresas han visto reducido su negocio porque, sencillamente, sus clientes han cerrado sus negocios fruto de la situación.

Esta circunstancia, unida al gran esfuerzo que en su día hizo el sector pactando un convenio plurianual, no solo supone la pérdida de cualquier beneficio empresarial, sino que, incluso, provoca pérdidas en los resultados de las empresas como consecuencia del desequilibrio entre ingresos y gastos.

En ese contexto tan perjudicial se hace necesaria la comprensión de nuestros clientes para contribuir a reducir ese desajuste y permitir la adecuada revisión de salarios del personal que ha estado y sigue estando en la primera línea de actuación ante la pandemia y que, por tanto, merece el reconocimiento de la revisión de su contraprestación por el trabajo que realiza.